PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La resurrección de la Gente Nueva, el ejército de guardaespaldas que evita que capturen a El Chapo

H

 

La DEA calcula que son alrededor de 5.000 soldados procedentes de diferentes fuerzas de élite y con una lealtad inquebrantable

PlayGround

09 Noviembre 2015 06:00

Apenas dos meses después de su sonada fuga, el líder del cartel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, fue avistado en el pueblo de Tamazula, en el estado mexicano de Durango.

Las fuerzas especiales de la Marina llevaban tras él desde su huida de la cárcel en julio y dieron con él después de seguir la pista de su piloto de helicóptero. El piloto había sido capturado después de detectar la actividad reincidente de la aeronave en un pequeño helipuerto de la sierra de Sinaloa.

Según contó una fuente anónima a la CNN, la Marina intentó darle caza tres días después de localizarle, el 9 de octubre. Durante la huida, El Chapo sufrió una aparatosa caída por un pequeño acantilado. Sus guardaespaldas hicieron retroceder a los militares y consiguieron rescatar a El Chapo y esconderlo en el bosque.

Un miembro de la Marina mexicana

Eran la Gente Nueva, la guardia pretoriana del narco más buscado del mundo y que ha vuelto a encontrar su razón de ser con la huida de su comandante.

La Gente Nueva se creó en 2007 con el objetivo de ser el brazo armado del cartel de Sinaloa. Aparte de patrullar las plantaciones y rutas de narcotráfico de la organización que dirige El Chapo, la misión principal con la que nació Gente Nueva era la protección personal de su líder y de su familia, sobre todo ante los ataques de los Zetas, del cartel de Juárez, de La Línea y del Gobierno mexicano.

La Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) calcula que el ejército personal de El Chapo está compuesto por alrededor de 5.000 hombres. Son jóvenes y todos tienen experiencia y adiestramiento militar.


Son jóvenes de entre 20 y 30 años atraídos por sueldos altos y un estilo de vida que no les daba el ejército



Vienen atraídos por buenos salarios y un estilo de vida que los cuerpos de donde procedían no les podían ofrecer. La mayoría de sus miembros formaban parte de la Policía Federal, del Ejército o de compañías de seguridad privada.

Son nativos del triángulo dorado en la sierra de Sinaloa y Durango y conocen como la palma de su mano el terreno en el que se sospecha que siga escondiéndose El Chapo.

Entre Gente Nueva también hay kaibiles, miembros de las fuerzas especiales guatemaltecas que sembraron el terror en el país centroamericano en los años 80.

Los kaibiles de Guatemala, máquinas de matar en los años 80, han encontrado refugio en el ejército de El Chapo

Este ejército ilegal para proteger un negocio igualmente ilegal —y por eso millonario— que se mueve a sus anchas por los dominios del cartel sinaloense: van con uniformes militares, usan armas de última generación con las que pueden enfrentarse en igualdad de condiciones a la Marina y se distinguen por X pintadas en sus camionetas y todoterrenos. Cuentan, además, con la complicidad y temor de la población local, que idolatra a El Chapo.

A ellos se les responsabiliza de la guerra contra Los Zetas y el Cartel del Golfo por Ciudad Juárez que, solo en 2008, dejó 1.500 muertos. Todo por ver quién controlaba la puerta al mercado de droga más grande del mundo, EEUU.

En 2011, después de la captura del primer lugarteniente de El Chapo y líder militar de Gente Nueva, Noel Salguiero Nevarez “El Flaco”, el Gobierno dio por terminada la organización paramilitar. Sin embargo, esta siguió con su actividad criminal, aunque más debilitada. Desde entonces, consiguió extenderse también a los estados de Tamaulipas, Veracruz y Jalisco.


La guardia pretoriana de el narco más buscado del mundo y que ha vuelto a encontrar su razón de ser


[Vía: CNN, Narcoviolencia]

share