Actualidad

Del rito religioso a Miley Cyrus: conoce la historia secreta del twerking

O cómo un baile folklórico y de celebración se convirtió en una danza sexual de éxito mundial

Bailar música popular de forma sexuamente provocativa, en cuclillas y moviendo bruscamente las caderas. Así define el Oxford Dictionary al twerking, ese baile convertido en concepto global que saltó de Miley Cyrus a los diccionarios. Todos sabemos lo que es pero, a fuerza de verlo en todas partes, muy pocos conocen su significado real. La definición del diccionario deja constancia de lo poco que conocemos el nuevo baile de moda, pese a que hasta la siempre comedida Taylor Swift se haya enrolado en sus filas.

Los orígenes del twerking no están claros y, sin embargo, ilustran perfectamente cómo la sociedad de consumo, Internet mediante, se apropia de elementos folklóricos y definitorios y los convierte en tendencias globales.

Cuentan que llegó del África Occidental y fue importado por los afroamericanos que coquetaban con el hip hop en Nueva Orleans a principios de los ochenta. Unos dicen que, en sus inicios, era un baile asociado a las celebraciones de los ritos religiosos. Otros, simplemente, hablan de él como una coreografía de celebración, propia de las fiestas que los afroamericanos celebraban en el Nueva Orleans de hace tres décadas y que implicaba tanto a hombres como a mujeres.

Hoy el twerking, pasado por el filtro de la cultura mainstream, es un baile sexual. Los movimientos vertiginosos del culo lo sitúan como una moda femenina, hipersexualizada y propia de las mujeres afroamericanas. Al parecer, sólo la última de estas afirmaciones es correcta.

Y para demostrarlo, la directora Diana Manfredi, alias, Spaghetto, que ya ha trabajado rodando videoclips para gurús del twerking como Brooke Candy, se ha propuesto desentrañar la genealogía de este popular movimiento de nalgas y cuestionarse su influencia social, los por qué de su apropiación por parte de los blancos y el papel que internet ha jugado en su triunfo.

A dichas preguntas responde en #twerkumentary, un documental autofinanciado y plagado de entrevistas con productores discográficos, bailarinas profesionales (como las hermanas que forman The Twerk Team), auténticas pioneras del movimiento como Brooke Candy o Chippi Nonstop e incluso sociólogos y expertos en estudios culturales. También ha viajado por todo Estados Unidos y media Europa colándose en fiestas dedicadas al twerking; unas locales, otras mutitudianarias.

El documental está en proceso de posproducción. Para financiar esta fase, Spaghetto lanzó un crowdfunding que no obtuvo los resultados (16.000 euros) esperados. Su estreno se retrasará, pero ya se puede ver el trailer.

Quizá todas esas jóvenes estrellas del pop que menean sus nalgas para generar visitas aprendan a trevés de #twerkumentary el significado real de sus movimientos. E incluso tal vez, una vez conocida su historia, aprendamos a ver el trasfondo de celebración que define al twerking, y no sólo a mujeres provocando con sus bailes.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar