Actualidad

Solemos comprar el regalo de Navidad equivocado. Ahí van 5 claves para evitarlo

¿Harto de no acertar nunca con el regalo?

Es 25 de diciembre, día de Navidad, y lo regalos están debajo el árbol. Tu familia te espera para abrirlos, por lo que bajas las escaleras a toda prisa pensando en el abrigo que necesitas para este invierno, en el libro que aún no has podido comprar o en la cafetera que se te ha estropeado.

Pero, en lugar de ello, te encuentras con una sudadera del lobo de John Snow, Ghost. Un día tu padre te vio un capítulo de la serie, por lo que pensó que sería buena idea.

Has visto todas las temporadas de la serie y Ghost mola bastante. Pero eso no significa que te guste llevar una sudadera con su cara. Aún así, tu familia no lo pilla. Y solo puedes simular una risa forzada mientras aquel abrigo se evapora en tu cabeza.

A pesar de que compramos los regalos con nuestra mejor intención, es fácil que nos equivoquemos. Investigadores de la Indiana University Kelly School of Business y de la Carnegie Mellon University Tepper School Business, han publicado un artículo en el que explican, a través de investigaciones realizadas en distintas décadas, los errores que solemos cometer en el proceso de selección.

El error más habitual que cometemos durante el proceso de selección es que le damos más importancia a la reacción que esa persona tendrá al entregárselo que en cómo le beneficiará a largo plazo

1. El problema de priorizar la reacción instantánea

Cuando compramos un regalo le damos más importancia a la reacción que el receptor tendrá al abrirlo que en cómo le beneficiará a largo plazo. En cambio, él solo piensa en el valor práctico que tiene, en la utilidad le podrá darle durante los próximos meses. Aunque sea algo muy aburrido.

Los investigadores alegaron que esta elección se debe a que, mientras el receptor está desenvolviendo el paquete, queremos disfrutar de su reacción. Porque 3 semanas después no veremos con que expresión lee el libro desde la cama. Y esto es una actitud totalmente egoísta, porque solo pensamos en el momento en el que nosotros estaremos allí.

pizza yay presents i love pizza pizza is life

Basarnos en la reacción momentánea es principal error que cometemos. Pero aún hay otros 4 aspectos que tendemos a priorizar pero que, en realidad, son absolutamente inútiles.

2. Olvídate del precio

Algunos piensan que los regalos caros son mejores. Pero, como demostró un estudio en 2008, la gente no suele darle ningún valor al precio. Mientras la persona que lo reciba lo considere útil, el dinero que haya costado no le importará.

3. No todas las tarjetas regalo son buena idea

En los últimos años, las tarjetas regalo han ganado popularidad. A veces, optamos por comprarle una en su tienda favorita. Sin embargo, esto podría ser contraproducente, ya que quizá en aquella ocasión quiere comprar en otra tienda o desea un producto distinto. Y no vamos a ser nosotros los que decidan que han de comprar y donde hacerlo.

Por ello, los investigadores aconsejan regalar una tarjeta regalo emitida por un banco que pueda utilizar en cualquier lugar y así satisfacer cualquier de sus deseos.

4. Cuidado con la caridad

Otro estudio de 2015 reveló los peligros que comportan los llamados regalos solidarios, ya sean donaciones en nombre de la persona en cuestión u objetos cuyos beneficios están destinados a fines caritativos. Sobre todo si no es una persona cercana.

Esto se debe a que el receptor no se sentirá satisfecho porque él no ha tenido la iniciativa. En ese caso, se encontraría ayudando a los demás porque otro se lo ha propuesto.

5. No te bases en lo mucho que le conoces

Basarte en el conocimiento que tienes acerca de los gustos de esa persona tampoco suele ser buena idea. Aunque le guste la comida asiática, un libro de cocina para que aprenda algunos trucos no tiene porqué ser una buena idea.

Esto solo es una parte de su identidad y quizá solo le gusta ir esporádicamente a restaurantes, pero en casa no quiere dedicar el tiempo a aprender cosas que prácticamente nunca cocinará. Así lo mostró un artículo publicado en 2015, alegando que se acierta más con cosas más generales que no específicas.

Ante esta batería de ejemplos que enseñan lo que NO debemos hacer, te preguntaras que es lo que deberíamos hacer para acertar.

Deja la reacción instantánea de lado y céntrate en algo útil que sabes que utilizará por mucho que pase el tiempo.

No des tanta importancia a los objetos tangibles y recuerda que también se pueden regalar experiencias. Quizá será más feliz con una cena, una excursión o una entrada para el cine que con cualquier objeto. Por mucho que sea su serie favorita.

[Vía EurekAlert!]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar