Actualidad

En Francia, niños refugiados no tienen más opción que dormir directamente sobre la tierra

Dormir en el suelo, no disponer de ducha, padecer sarna y ser analfabeto: este es el panorama con el que lidian a diario decenas de niños en el norte de Francia

Patrick van der Wouwen

Hay refugiados que siguen viviendo en condiciones "inhumanas" en el norte de Francia. Así lo retratan las imágenes publicadas en The Observers de France 24, que demuestran como en los campamentos improvisados las camas de algunos niños son tierra y hojas secas. Hay otros que, con un poco más de suerte, consiguen dormir en una tienda de campaña o sobre un cartón.

A finales de octubre de 2016, las autoridades francesas desmantelaron el campamento de refugiados de Calais. El 10 de abril de 2017 acabaron con otro ubicado en la ciudad de Grande-Synthe. Pero a pesar de ello, los migrantes no tienen más opción que quedarse en la zona. Aunque sea en el mismo suelo.

Aunque ya no les quedaba un sitio "oficial" en el que vivir, muchos no quisieron quedarse en los centros de acogida en los que debían vivir después de pasar por Calais porque siguen decididos a alcanzar las costas de Reino Unido. Y ahora, con ningún destino al cual dirigirse, el número de refugiados que concurren la región es cada vez mayor.

El resultado de esto ha sido la construcción de un campamento improvisado en los bosques que rodean Grande-Synthe, que ahora es el hogar de unas 350 personas, entre las cuales se encuentran ancianos y mujeres embarazadas. Allí muchos han vivido durante los últimos meses gracias a las buenas intenciones de voluntarios, que les han abastecido de sacos de dormir. También han sufrido las irrupciones de la policía que ha terminando confiscándoles estos artículos, según los mismos voluntarios.

Los que más sufren las consecuencias de las condiciones precarias del campo son los niños. Como dijo a The Observers la activista y fundadora de la ONG británica Help4Refugees, Isis Mera, "hay entre 30 y 50 niños menores de 12 años y, por lo menos, ocho de ellos no están acompañados".

A ellos les ha tocado vivir una situación "inhumana" conformada por personas que no disponen de duchas ni de acceso a agua corriente, por "bebés con infecciones de piel, con piojos e incluso son sarna", por otros que aún son analfabetos y por alguno que no conoce vida fuera de esta realidad. "Conocí a una niña de seis años, nacida en un campamento en Turquía, que ha vivido en campamentos de refugiados toda su vida", lamentó Isis al mismo rotativo.

El 26 de junio, el tribunal administrativo de la ciudad norteña de Lille ordenó al tribunal de Pas-de-Calis que ofrecieran suministros de agua y que permitiera la distribución de alimentos a los refugiados que quedan en la zona.

Aunque, sus vidas no darán un vuelco hasta que Francia y Reino Unido vuelvan a recordar que muchas de las personas que vivieron en la zona de Calais, nunca se marcharon.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar