Actualidad

Humillados y cautivos: así vivían decenas de jóvenes víctimas de la esclavitud en Rumanía

Un total de 40 niños y jóvenes eran retenidos contra su voluntad en Berevoesti, una pequeña localidad a tan solo 170 kilómetros de Bucarest

Encadenados, atados con correas, golpeados, humillados y cautivos. Así vivían cerca de 40 niños y jóvenes, víctimas de la trata humana en Rumanía.

La policía rumana detuvo el miércoles a 38 personas sospechosas de secuestrar a decenas de jóvenes para usarlos como esclavos en Berevoesti, una pequeña localidad a 170 kilómetros al norte de la capital, Bucarest. Cinco personas, entre ellas dos niños de 10 y 12 años, fueron liberadas durante las redadas.

Según informan los fiscales de la Dirección de Investigación del Crimen Organizado y Terrorismo (DIICOT por sus siglas en inglés), los cautivos eran alimentados con sobras, golpeados y humillados por sus secuestradores.

“Se les desnudaba completamente y se les lanzaba agua caliente y fría de forma alternativa. Además, se les ataba de manos y pies y se les obligaba a comer de la tierra o a luchar entre sí para divertir a los secuestradores”.

Según se ha podido conocer tras las detenciones, desde 2008 cerca de 40 víctimas fueron “capturadas en lugares públicos, cerca de las iglesias, estaciones de tren o en sus hogares” y “fueron obligados a hacer las tareas del hogar, cuidar de los animales, mendigar en las calles o practicar la tala ilegal”, explicaron a los medios los fiscales. Incluso se cree que alguno de los cautivos podría haber sufrido abuso sexual. “Se les trataba de manera terrible”, explicó la portavoz de DIICOT Mihaela Porime.

Un total de 90 personas de Gamacesti, una pequeña aldea del municipio de Berevoesti, podrían estar implicadas en la red de esclavitud.

Desde 2008, cerca de 40 víctimas fueron “capturadas en lugares públicos, cerca de las iglesias, estaciones de tren o en sus hogares”

Los menores liberados el miércoles "tenían rastros visibles de heridas abiertas por todo el cuerpo, sobre todo en el cuero cabelludo. Se les encontró física y psicológicamente traumatizados", explicó a los medios locales Adrian Macovei, de la agencia rumana de Protección del Niño. Sin embargo, varios de los residentes locales no se creen las detenciones y aseveran que los niños eran huérfanos sin hogar y que en ningún momento habían sido maltratados.

"Ellos fueron alimentados, tenían dinero y no querían irse", declaró una mujer, que no quiso dar su nombre, a Associated Press. "Estas personas vinieron a trabajar en nuestra casa, y nosotros les dimos comida, les dimos refugio y no hicimos nada malo con ellos ", incidió otra mujer, que también se negó a dar su nombre, a la agencia de noticias AFP. “Lo sentimos mucho por ellos. Eran como nuestros hijos".

Por su parte, Florin Proca, el alcalde de la ciudad en Berevoesti, municipio encargado de la supervisión administrativa de Gamacesti, se mostró confundido con la noticia . “No puedo imaginar que en 2016 puedan existir tales personas sin alma. He visto las impactantes fotos de los esclavos, de personas abusadas y retenidas contra su voluntad”.

[Vía Aljazeera, Euronews]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar