Actualidad

La BBC destapa el cruel contrabando de bebés chimpancé en África Occidental

Cada año desaparecen 3.000 simios a causa del comercio ilegal. Así es como funciona

Cuando la policía entró en una propiedad de Abidjan, la ciudad más grande de Costa de Marfil, se encontraron lo que sospechaban: un bebé chimpancé encogido en el interior de una caja de madera.

Unos cazadores furtivos le habían arrancado de los brazos de su familia, después estuvo en cautiverio y estaba destinado a convertirse en víctima de una operación de contrabando. Pero, afortunadamente, fue rescatado después que la BBC investigara durante 12 meses una red de tráfico de bebés chimpancé en África Occidental y descubrieran aquella casa de Abidjan que, en realidad, era un centro de contrabando.

Un reportero infiltrado del mismo medio, que negoció con los traficantes, fue quien llegó hasta el primate y alertó a la Interpol y a la policía local de su paradero.

De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas de Medio Ambiente, él es solo uno de los 3.000 orangutanes, gorilas y chimpancés, de los cuales 2 tercios son de esta última especie, que desaparecen cada año a causa del comercio ilegal. Algo que les lleva a ser vendidos, asesinados durante la cacería o a morir en cautiverio.   

Resultado de imagen de The secret trade in baby chimps

Un nuevo estudio ha revelado que el 60% de las especies de primates están en peligro de extinción y los chimpancés no son una excepción, ya que solo quedan 65.000 en el mundo.

3.000 orangutanes, gorilas y chimpancés, de los cuales 2 tercios son de esta última especie, desaparecen cada año a causa del comercio ilegal

Para hacerse con los bebés, los cazadores furtivos primero matan a los adultos de la familia. Una operación en la que suelen acabar con la vida de 10 de ellos. "Uno tiene que matar a la madre y tiene que matar al padre", explicó el coronel y experto en delitos de la vida silvestre, Assoumou Assoumou.

Después de atraparles, les tienen en cautiverio hasta que un comprador se interesa por ellos y les exportan con permisos fraudulentos. Generalmente, los clientes son millonarios que quieren un chimpancé como mascota o artistas que actúan en zoológicos. La mayoría son del Golfo Pérsico, Asia Sudoriental y China y lo habitual es que paguen unos 11.500 euros o más.

Como explicó el activista Karl Ammann, al crecer, la mayoría se enfrenta a terribles consecuencias: pasar el resto de sus vidas encerrados en jaulas o ser asesinados.

El equipo de la BBC quería saber cómo funcionaba esta red de contrabando, por lo que se propusieron comprar un chimpancé. Para ello, estuvieron meses estableciendo relaciones con distribuidores de varios países de África y, finalmente, llegaron hasta uno que trabajaba desde el centro de contrabando de Abidjan: Ibrahima Traore.

Para hacerse con ellos es habitual que los cazadores primero maten a los adultos de la familia

Fingieron ser propietarios de una tienda de mascotas de lujo en Indonesia. A partir de entonces, fue fácil: les mandó vídeos de chimpancés, les aseguró que podía venderles 1 o 2 animales e, incluso, conseguirles un permiso para exportar a uno de ellos. Ya solo tenían que encontrarse con él y ver al animal con sus propios ojos.  

A medida que se iban conociendo, Traore les confesó datos reveladores sobre su actividad criminal: trabajaba con chimpancés que vivían en granjas de Guinea, de Liberia, de la República Democrática del Congo y de Costa de Marfil y era capaz de burlar a las autoridades con facilidad. "No tengo miedo, puedo enviarlo donde quieras", dijo en una conversación filmada por la BBC. A pesar de que él no tenía la mínima sospecha, con esas palabras se estaba condenando a sí mismo.

Cuando se reunió con el reportero encubierto de la BBC para discutir los últimos detalles de la compra, su trama delictiva terminó con la aparición de la policía local y la Interpol. Aquella fue su última operación, y con su fin, la pesadilla del chimpancé acabó.

En cuanto a el bebé chimpancé, acabó en un zoológico de Abidján, donde fue tratado con el cariño que nunca le dieron sus captores. Le pusieron nombre: Nemley Jr. El siguiente paso es trasladarlo a un santuario de chimpancés registrado donde pueda vivir una vida parecida a la que tenía entre los brazos de su madre.

[Vía BBC]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar