Actualidad

Descubren el secreto que hace que las construcciones romanas aguanten más que las modernas

Hace más de 20 siglos, los romanos inventaron una fórmula única de construir que aún a día de hoy intentamos volver a reproducir

Duele reconocerlo pero los puertos que construyeron los romanos hace más 2.000 años les dan mil vueltas a los modernos. Partes de sus construcciones siguen ahí, aguantando la friolera de 20 siglos, mientras que a las actuales les cuesta pocas décadas erosionarse al estar en contacto con el mar.

Unos geólogos e ingenieros han desentrañado la receta desconocida durante largo tiempo responsable de la longevidad. El elixir contra las grietas. Y, ahora, se abre la puerta a que el hormigón del futuro se haga con los ingredientes de los que se valieron los romanos.

"Contrariamente a los fundamentos del hormigón moderno basado en el cemento, los romanos crearon un hormigón que mejora con el intercambio químico abierto con el agua de mar", escribe Marie Jackson, geóloga de la Universidad de Utah y autora principal del estudio.

Las construcciones actuales se basan en el cemento Portland, una mezcla formada por piedra caliza y arcilla, entre entre otros componentes, fundidos a más de 1.500ºC. A esa pasta se agrega pedazos de roca y arena. Desde que se dejó atrás el hormigón armado, los puertos resisten mucho más con el de Portland pero los romanos habían logrado el mismo efecto con otra pasta.

Se tomaron muestras del muelle del 'Portus Cosanus', levantado hace 2.000 años

Se valían de una masa de cal viva y óxido de calcio. Pero la maravilla llega con el añadido: ceniza volcánica. La reacción de cal y material volcánico se endurece con el agua en vez de erosionarse y propicia que crezcan dos minerales extraordinarios que los propios romanos desconocían. Bajo microscopio electrónico se identificó la presencia de tobermorita y la phillipsita.

La tobermorita se descubrió solo hace doscientos años y ahora se añade pero necesita quemarse a altas temperaturas que generan emisiones de CO2. La industria del cemento representa el 5% de las emisiones contaminantes totales. Sin embargo, sin ser conscientes, los romanos lograron que se agregaran naturalmente y sin contaminar los dos minerales. Todo debido a que empleaban ceniza volcánica.

"Los romanos crearon un hormigón parecido a una roca que prospera en el intercambio químico abierto con el agua de mar", explica Jackson.

Se ha desmenuzado la receta, pero ahora el reto es conocer el procedimiento que seguían. La mezcla de agua y ceniza volcánica se ha probado pero no se ha logrado un resultado tan consistente como el romano. Averiguar el procedimiento correcto implicaría reacciones en frío y el fin de tener quemar generando emisiones.

[Vía Science Alert]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar