Actualidad

7 razones para explicar por qué Benidorm sigue funcionando

¿Cuáles son los misteriosos encantos de la ciudad?

Destinos de playa en España hay a patadas. Pero probablemente ningún lugar de la costa mediterránea simbolice mejor lo que es la cultura veraniega de sol y paella como Benidorm. El municipio levantino es la auténtica meca de la chancleta y la bermuda, el summum del gambiteo veraniego. Un lugar tan entregado al ocio playero que al entrar en él es casi imposible no acabar atraido por el vértigo de su ritmo y pasárselo como el Tato. Todo en Benidorm es MÁS: más grande, más alto, más fluorescente, más sabroso, más ruidoso, más y más. Benidorm es un monumento al “todo vale” y al desprejuicio que normalmente los foráneos aprecian más que nosotros mismos, y que por supuesto ha sido objeto de burlas. Pero he aquí que Benidorm resiste al paso del tiempo contra viento y marea. La cuestión es: ¿por qué motivos?

1. El mítico festival de Benidorm

Si hacemos un poco de historia, antes de que el Low llegase a la ciudad con sus aires “indie”, no podemos olvidarnos del Festival de la Canción de Benidorm. Pensado para promover Benidorm y a los artistas españoles, el festival fue la plataforma de lanzamiento de algunos de los artistas más queridos por tu madre y más cantados por tus colegas en bodas, bautizos y comuniones. Raphael, Julio Iglesias o el Dúo Dinámico salieron de allí. Te guste o no, forma parte de ti.

2. El Benidorm Palace

No menos mítico en la ciudad es este espectacular cabaret en la mejor tradición Las Vegas, o si se prefiere, continuando el espíritu “Noche de Fiesta”. Uno puede ir ahí a sentirse como el mismísimo Tony Montana (o Nucky Thompson, si se tiene más clase) mientras degusta una cena completa y después disfruta de los números musicales, con todas sus plumas y purpurina y poca ropa. Teniendo en cuenta que Benidorm cuenta con una oferta cabaretera bien surtida no es fácil destacar. Y créanme que el Benidorm Palace lo hace.

3. Come lo que quieras, cuando quieras

En Benidorm uno puede encontrar en cualquier época del año cientos de personas llegadas de diferentes rincones del planeta. Este carácter internacional, unido a nuestra tradición gastronómica costera, y a la cultura del buffet libre que caracteriza el mundo hotelero, hacen de Benidorm el paraíso de los amantes del comer a tope. Casi en cualquier momento del día o la noche puedes disfrutar de una oferta gargantuesca y diversísima que supone un reto para los estómagos más bravos. Mejor ir sin cinturones.

4. “Benidorm”, la serie

El Levante es destino turístico internacional, cierto, pero en Benidorm probablemente sean los ingleses quienes se llevan el gato al agua. La ciudad es uno de sus destinos favoritos desde hace décadas. Tanto que cuenta con su propia y exitosa serie de televisión. “Benidorm” (la serie) lleva emitiéndose en la cadena ITV desde 2007 y narra en clave de comedia las idas y venidas de los británicos que llegan a la ciudad, en especial los que se alojan en el hotel Solana. Una caricatura del turista inglés medio, que no escatima en mala baba y que se aprovecha de la condición icónica del destino costero.

5. Arquitecturas imposibles

Y si de algún lado le viene ese carácter icónico a Benidorm es de sus altísimos rascacielos. En Europa, sólo Madrid y Londres tienen edificios más altos que los que pueblan las playas de Benidorm, muchos en pleno paseo marítimo. La arquitectura de estos edificios, construidos muchos en los 60 y 70, sus colores y su atrevimiento son en sí un espectáculo. Algo así como ver un espejismo, una cosa que no debería estar ahí pero está y que uno no puede dejar de mirar. Un espectáculo alucinante de cemento y tonos pastel que no obstante acaba dando al conjunto una peculiar personalidad.

6. Tu salud te lo agradecerá

Y si es verdad que hemos dicho que en muchos sentidos Benidorm es un lugar muy excesivo, también es cierto que su clima, su humedad relativa y las bondades de su atmósfera han sido declarados beneficiosos por la OMS. En especial para asmáticos o para pacientes de artrosis. Claro que si uno quiere cuidarse en Benidorm tendrá que renunciar un poco a machacarse el cuerpo. Pero ojo, que eso no impide darse la gran vida.

7. Tiene un festival hipster

Siguiendo con lo anterior, siempre hay alternativas sanas como irse a un festival de modernos a comer comida orgánica y mirar buenos grupos. Ayer lo decíamos aquí: después que reconquistar los bigotes, los vermús y los vinilos, el siguiente paso de los hipsters necesariamente tenía que ser reconquistar el destino vacacional de sus padres, es decir Benidorm. Su caballo de troya es el Low Festival, claro. Con el cartelón que tienen este año, seguro que tu cuerpo y tu mente lo agradecen.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar