Actualidad

3 razones científicas por las que somos más atractivos con gafas de sol

El libro 'Cool Shades' repasa la conexión entre las lentes oscuras y la idea moderna de lo 'cool'

Es un hecho: la gran mayoría de nosotros parece más atractivo cuando se pone gafas de sol. Pero, ¿por qué? Vanessa Brown, profesora de arte y diseño en la Nottingham Trent University, quiere responder a esta pregunta con Cool Shades, un libro en el que explora las conexiones culturales y psicológicas entre las gafas de sol y la idea moderna de lo “cool”. El libro no llegará hasta principios del año que viene, pero Brown ha explicado a Science of Us las tres principales razones por las que todos tenemos mejor aspecto cuando llevamos lentes oscuras.

1. Porque ocultan las imperfecciones de tu cara

Las gafas de sol son una manera de obtener una simetría instantánea. Los cristales oscuros cubren las posibles asimetrías alrededor de nuestros ojos, y son muchos los estudios que relacionan nuestra percepción de la belleza con la simetría. Además, Brown explica que las gafas pueden ayudar a definir las facciones, dando una apariencia más marcada a la estructura ósea y afilando los rasgos más suaves.

2. Por el misterio

Muchas de las asunciones que hacemos sobre la gente vienen de mirarlas a los ojos. “Los ojos son una fuente de información tremenda para los humanos y, en consecuencia, una fuente de vulnerabilidad”, explica Brown. Si cubres tus ojos, por tanto, tu presencia es automáticamente más intrigante, haciendo más difícil que los otros juzguen nuestra inteligencia, confianza o sinceridad. Del mismo modo, la persona que lleva las gafas se siente más seguro e inescrutable. Un reciente estudio de Psychological Science apuntaba que cuando las personas llevan gafas de sol actúan de forma más egoísta y deshonesta. Eso se debe a que las gafas nos crean la ilusión de ser más anónimos y desconocidos. Por este motivo, muchos jugadores de póquer llevan gafas durante las partidas. Por otra parte, el misterio suele incrementar el deseo sexual. Otro reciente estudio mostraba que las mujeres que no estaban seguras sobre los sentimientos de un hombre por ella solían acabar sintiéndose más atraídas hacia ellos. Aunque, a decir verdad, no hacen falta los estudios para corroborarlo: siempre nos atraen aquellas personas que menos caso nos hacen.

3. Por su conexión histórica con el glamour y el riesgo

Las gafas de sol son relativamente jóvenes. A pesar de que fueron inventadas en China alrededor del siglo XII, no fueron introducidas en occidente hasta 1920. Su comercialización, sin embargo, no fue habitual hasta dos décadas después. Brown explica que, antes de que fueran accesibles a la población, las gafas se usaban primordialmente para practicar deportes de riesgo en el agua y la nieve, y se asociaban a nuevas tecnologías como la aviación. Esto hacía que fueran percibidas como “atrevidas y absolutamente modernas”. Poco después, las estrellas de Hollywood de los 50 y los 60 empezaron a llevarlas para evitar ser reconocidos por el público o acosados por los paparazzi, cuyos flashes solían estallar de forma violenta en sus caras. Pero más allá de la utilidad, la adopción del accesorio por parte de las estrellas de cine acabó por asentar la relación entre las gafas y el glamour.

[Vía Science Of Us]

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar