Actualidad

4 razones por las que deberías plantearte dejar el café

¿Crees que el café te despierta? Estás equivocado

El engaño

“Si no tomo un café al despertarme no soy persona”. Es una de las frases más habituales de cualquier consumidor de café. Y tiene todo el sentido del mundo: la cafeína nos hace estar más alerta y mejora nuestro estado de ánimo. Diversos estudios sugieren que, a corto plazo, la cafeína puede mejorar el rendimiento cognitivo, la memoria y la capacidad de atención. Lo que no se suele tener en cuenta es la razón por la que esto ocurre. Una nueva investigación del Johns Hopkins Medical School demuestra que esta mejora del rendimiento no se da en las personas que no toman café habitualmente. Esto significa que, en realidad, lo que experimenta el consumidor habitual no es un aumento del rendimiento sino un regreso a la “normalidad” tras experimentar los síntomas del “bajón” de cafeína. Cuando el efecto de la cafeína empieza a desaparecer, el rendimiento cognitivo empeora y nuestro estado de ánimo se resiente. Entonces, la única manera de volver al rendimiento normal es tomar más cafeína.

La adrenalina

Tomar cafeína estimula la emisión de adrenalina, lo que provoca que nuestro cuerpo y cerebro entren en un estado de sobreexcitación. En este estado, las emociones dominan nuestro comportamiento, y se hace más complicado pensar de forma calmada y racional. Este desequilibrio también provoca irritabilidad y ansiedad. En el plano físico, grandes dosis de cafeína aumentan la presión arterial, estimulan el corazón y hacen que respiremos de forma acelerada y superficial, lo que perjudica el raciocinio.

El sueño

El café es uno de los recursos más habituales para permanecer despierto. Lo que probablemente no sabías es que la cafeína permanece hasta 24 horas en tu cuerpo. Esto significa que si tomas un café a las 8 de la mañana, a las 8 de la tarde todavía tendrás un 25 por ciento de la cafeína en tu cuerpo. Del mismo modo, si tomas una café después del mediodía, para cuando llegue la hora de ir a dormir todavía tendrás el 50 por ciento de su potencia. Incluso cuando te hayas dormido, el café impide que descanses de forma adecuada. Esto se debe a que reduce el sueño REM, el sueño profundo que permite que el cuerpo se recupere y procese las emociones. Cuando la cafeína perturba el descanso, hace que te levantes con un déficit emocional, lo que te inclina a tomarte un café para sentirte mejor, perpetuando el círculo vicioso.

La abstinencia

Como cualquier estimulante, la cafeína es adictiva, tanto desde el punto de vista psicológico como del fisiológico. El estudio del Johns Hopkins Medical School ha descubierto que el síndrome de abstinencia de la cafeína provoca dolor de cabeza, fatiga, somnolencia y dificultad para concentrarse. Hay personas que indican haber sufrido síntomas parecidos a la gripe, depresión y ansiedad habiendo reducido el consumo únicamente una taza al día. Para reducir estos síntomas lo mejor es reducir el consumo de forma progresiva.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar