Actualidad

La razón por la que las ventanillas tienen que estar abiertas en el despegue y en el aterrizaje

¿Qué puede cambiar en una situación límite que una persiana esté bajada o abierta?

En todos los vuelos comerciales del mundo, la normativa internacional de aviación exige que las persianas de las ventanillas estén subidas durante el despegue y el aterrizaje, sea de día o sea de noche. Es bastante probable que alguna vez te hayas preguntado, ¿por qué?

El motivo no es que los pasajeros puedan contemplar las vistas del aeropuerto que dejan o al que llegan, si no que todo atiende a razones de seguridad.

¿Qué puede cambiar en una situación límite que una persiana esté bajada o abierta?

Si se produce un accidente, la tripulación tiene que tener visibilidad del exterior para ver qué salidas de emergencia están operativas o cuáles supondrían un riesgo (en caso de que haya fuego, por ejemplo). Como cada segundo cuenta, que todas las persianas estén levantadas agilizan el trabajo de evacuación. 

Las normas de seguridad exigen que, en caso de emergencia, los aviones tienen que ser evacuados en un tiempo inferior a 90 segundos. Gracias a este protocolo de rapidez se pudo evacuar sin un rasguño al pasaje del avión de Fly Emirates accidentado en la pista del aeropuerto de Dubai el verano pasado, y que explotó minutos después.

En la misma línea, las luces de la cabina tienen que estar encendidas durante el despegue y el aterrizaje. La finalidad es que los ojos de los pasajeros estén acostumbrados a la luz solar. De lo contrario, en caso de que hubiera que evacuar el avión, el contraste con la luz exterior podría deslumbrar a los pasajeros y entorpecer la salida del avión.

[Vía: Betech]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar