Actualidad

Esta es la razón por la que no puedes parar de beber café

¿Enganchado al café? La "culpa" podría ser de tus padres
fry fry

El café es una de las bebidas más controvertidas que existen. Por cada estudio que alerta de sus contraindicaciones para la salud aparecen cuatro que loan sus beneficios. En todo caso, somos muchos los que estamos irremediablemente enganchados a él. Y la razón podría ir más allá del haber desarrollado una dependencia a la cafeína. El verdadero motivo podría estar en nuestros genes.

Un nuevo estudio del Harvard School of Public Health publicado en Molecular Psychiatry ha identificado hasta ocho variantes genéticas asociadas al consumo de café que podrían explicar -al menos de forma parcial- por qué algunas personas lo consumen en grandes cantidades y otras lo evitan.

Los científicos investigaron los genomas de 120.000 bebedores de café, así como la cantidad de tazas que tomaban al día, e identificaron variantes en los genes que intervienen en el aprendizaje, la metabolización, la regulación de la presión sanguínea y la adicción. Algunas variantes, por ejemplo, refuerzan los efectos positivos de la cafeína al estar cercanos a genes involucrados en la secreción de serotonina y dopamina.

Los participantes que habían heredado cinco o seis de estas variantes de los genes tenían más probabilidades de ser grandes consumidores de café –cuatro o más tazas al día– que los que solo habían heredado únicamente una o dos de estas variantes. Las personas con más variantes de “genes del café” podrían beber más porque lo metabolizan más rápidamente y, por tanto, perciben su efecto estimulante durante menos tiempo.

Precisamente, otro estudio reciente señalaba que la mejora del rendimiento que experimentamos con la cafeína no es tal, sino que simplemente es un regreso a la “normalidad” al compensar el “bajón” que nos produce la desaparición del efecto de la misma.

Algunas de las mismas variedades de genes que se han identificado en grandes consumidores de café son factores de riesgo para empezar a fumar o padecer obesidad. Ambas cosas pueden estar alimentadas por la adicción, lo cuál explicaría porque es tan fácil sentirse “enganchado” al café.

Los investigadores han declarado que quieren seguir profundizando en la base genética del consumo de café para extraer pruebas concluyentes sobre su efecto -positivo o negativo- en la salud de sus consumidores. Aunque solo sea para acabar con el debate para siempre, nosotros se lo agradeceremos.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar