PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Un niño descubre en Ecuador una rana que se creía extinta desde hace 30 años

H

 

Gracias a él, los investigadores han conseguido reproducir en cautividad ejemplares del anfibio

PlayGround

11 Julio 2017 15:55

Luis A. Coloma

Una de las mejores cosas que tienen los niños es la curiosidad imparable por absolutamente todo. Tan pronto exploran uno de los rincones secretos de la casa, se meten por cualquier recoveco o descubren una especie de rana que se creía extinta desde hace 30 años.

Eso es, precisamente, lo que ha conseguido un niño ecuatoriano. El pequeño ha descubierto una colonia de jambato negro, una rana nativa de Ecuador.

En la década de los 80, la combinación del cambio climático y enfermedades provocó lo que parecía la extinción de la especie. Sin embargo, los investigadores y conservadores ecuatorianos siempre tuvieron la esperanza de hallar algún ejemplar con vida. Prueba de esto es que en 2016, el Centro Jambatu de Investigación y Conservación de Anfibios ofreció una recompensa de 1.000 dólares a quien pudiera encontrar la rana perdida.



Un niño y su familia lograron lo que parecía imposible: encontrar una pequeña colonia de estas ranas. Ahora, desde el Centro Jambatu están intentando repoblar la especie a partir de estos ejemplares. “Durante varios meses, las ranas se aparean pero nunca ponen huevos. Así que decidimos trasladarlos a un recinto al aire libre. Cuando finalmente descubrimos los huevos, nos sentimos como Thomas Edison debe haberse sentido viendo una bombilla eléctrica iluminada por primera vez. Fue extraordinario”, declaró Luis Coloma, uno de los responsables del Centro Jambatu.

“Los renacuajos resultantes son fuertes y se alimentan bien. El redescubrimiento de ranas pensadas extintas ha sido una tendencia alentadora en los últimos años. Sin embargo, la población es siempre pequeña, y esto pone en peligro su supervivencia. A pesar de que es un trabajo costoso, la crianza en laboratorio puede ser el último recurso contra la extinción”, añadió.



share