Actualidad

Todos quieren bailar como una drag negra

Desde los concursos de drag queens de los años sesenta pasando por la escena disco de Harlem, Madonna y Beyoncé, el voguing es un taconazo a la boca del racismo

En los años sesenta se produjo una cataclismo racial en los concursos de drag queens de Estados Unidos. Discriminada por sus rasgos negros en un certamen, Crystal LaBeija montó un cristo en 1967. Desde ese instante las black queens empezaron a montar propias sus fiestas y desfiles: con un contoneo de cuello, las divas negra s abandonaron la escena mixta, intuyendo quizá que, con su estilo y normas propias, iban a petarlo mucho más.

La escena black queen no tardó en convertirse en un referente cool: en sus fiestas se combinaban los desfiles y las performances, pero fueron los míticos piques entre drags lo que iba generar una nueva forma de moverse, de chulear. Allí nació el voguing (término surgido de las poses que las modelos ponían para las sesiones de la revista Vogue), una nueva forma de baile que incorporaba los gestos claramente femeninos, coquetos, con poses de los jeroglíficos del antiguo Egipto y las contorsiones más exageradas: “Strike a pose, vogue, vogue, vogue”.

El bailarín underground Willie Ninja adoptó el voguing en la escena disco negra de Harlem, pero fue Madonna, cómo no, la gran estrella que homenajeó esas coreografías y actitud con su tema Vogue en 1990. El voguing es orgullo gay, es esencia queer, y es un taconazo en la boca al racismo.

Desde el cambio de siglo la escena no ha dejado de evolucionar con nombres como el New Form y Vogue Fem, estilos de baile que empezaban a poner nombre a los pasos como el duckwalk (ponerse de cuclillas y avanzar, a ser posible con unas plataformas astronómicas, con un contoneo imposible y con movimientos de muñeca). Pero la escena musical es la que más se ha desarrollado hasta llegar al homo pop o el queer hip hop, una cantera de raperos y raperas LGTB que han remezclado y llevado más allá los sonidos de aquellas pasarelas clandestinas de drag queens y clubs de ambiente: Azelia Banks, Cazwell, Mykki Blanco, Big Freedia, Tori Fixx, Dadlee, e incluso los dj’s de moda, gritan a los raperos machirulos: lo siento, guapo, háblale a la mano.

El éxito es tal que incluso en la Semana de la Moda de París las modelos blancas y escuálidas hacen voguing. Ahora podría parecer que fue Beyoncé la inventora de esa sorprendente forma de bailar. Sin embargo, la parodia que Justin Timberlake hizo de su tema Single Ladies tiene, probablemente, mucho más que ver. Por si quieres ir practicando, aquí tienes unos ejemplos con lo mejor del voguing.

Willie Ninja. El bailarín underground que llevó el voguing a la escena disco de Harlem.

Dashaun Wesley. El maestro sucesor.

Le1f. El rapero amanerado que dice 'Wut'.

Big Freedia. Una clase de vogue dance convertida en videoclip.

Cakes da Killa. Un tema movidito de este cantante del hip hop más hot.

Mykki Blanco. Rapero, travesti, y con un bate de béisbol.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar