PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

¿Para qué quiere una mujer un ordenador? Probablemente, no para lo que Microsoft piensa

H

 

Porque la mujer joven de hoy en día sólo quiere un ordenador para planear su boda, ¿no?

Cristina Ortiz

05 Marzo 2014 16:27

Esta misma semana, la prensa internacional se hacía eco de dos datos que, puestos en perspectiva, y por muy lejanos que nos suenen, invitan a un moderado optimismo en relación a la tradicional discriminación que la mujer sufre en el mundo laboral. Por un lado, Forbes publicaba su lista anual de “mil millonarios”, reflejando una cantidad récord de mujeres, un total de 172, muchas de ellas al frente de grandes corporaciones, lo que supone un incremento del 25 por ciento con respecto a la lista del año pasado. Casi a la vez, diversos medios se hacían eco de un estudio de la American Association of University Women que asegura que el gap salarial entre hombres y mujeres recién graduados apenas existe en ocupaciones relacionadas con la ingeniería, las matemáticas, la física, la informática y las nuevas tecnologías.

Es en este punto del debate donde irrumpe Windows con una nueva campaña publicitaria que hace oídos sordos a esa nueva realidad que parece perfilarse para la mujer, para volver a poner al sexo femenino en su lugar. Un lugar que parece cosa del pasado, a saber: mujer ociosa en casa, rodeada de sus amigas divinas -futuras damas de honor-, con problemas para manejarse con la tecnología, y preocupada por diseñar los preparativos de su boda y tener prole. Para hacer más sangre, la campaña se basa en la idea del empoderamiento a través de la tecnología. No parece, desde luego, un gran acierto. Ni de Microsofot, ni de sus publicistas.

Parece que la reputación de Silicon Valley como lugar poco abierto a las mujeres, plagado de actitudes machistas y sexistas no va a desaparecer de la noche a la mañana. Al menos con iniciativas tan fuera de lugar como éstas.

share