PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Ya nadie queda en el bar para tomar una cerveza, ahora lo que se lleva es producirla en casa

H

 

La fiebre del 'homebrewing' se instala en España

Jordi Berrocal

09 Enero 2014 16:47

La modernidad ama lo viejuno. Primero fue robarle las rebecas a tu abuelo y ahora toca volver a una actividad que nos retrotrae a los tiempos de la ley seca: fabricar alcohol en tu bañera. Sólo que ahora no se hace con una bañera, sino recurriendo a estilosos kits de iniciación, y lo que se fabrica ya no es ginebra derrite hígados, sino cerveza con todos los matices que puedas imaginar. La fiebre del homebrewing y la cerveza artesanal hace años que se extiende por USA y el norte de Europa (prueba de ello son plataformas como Brewers Association o eventos como el Braufest berlinés) e incluso ha llegado a la Casa Blanca. Era cuestión de tiempo que aterrizase en España.

El lema “hazlo tú mismo” no era tan pertinente desde 1979. Ahora, más que como proclama de rebelión punk, como cuestión de mera necesidad. La crisis nos empuja a la autosuficiencia... y a la recuperación de hobbies arcaicos. Plantamos las verduras en huertos urbanos y el ganchillo ya no es pasatiempo de abuelas sino de chicas que llevan zapatillas Dolfie. La cerveza artesana une ambas ideas. Permite autoabastecerse de nuestra bebida favorita y desprende ese halo de autenticidad que tanto se cotiza en la actual dictadura del coolnes y el cinismo. A fin de cuentas, hasta el siglo XIX toda la cerveza era artesanal. Ningún otro revival puede presumir de remontarse al neolítico.

Hasta hace pocos meses, la única manera de hacerse con los kits era a través de tiendas online, pero en Barcelona ya existen tiendas especializadas como Family Beer, situada en el barrio de Gracia, en las que puedes hacerte con todos los instrumentos y ingredientes necesarios para iniciarse en la producción casera de cerveza. Sus responsables confirman que el virus está en plena expansión: estas navidades han agotado todos sus stocks de kits de iniciación.

Tras un desembolso inicial de unos 100 euros, luego cada litro que produzcas te saldrá por unos dos euros. Pero, más allá del ahorro, lo realmente atractivo es la promesa de un bien tan preciado como la singularidad. Cuando hayas perfeccionado tu receta ya nadie querrá quedar para tomar una cerveza contigo. Lo que querrán es acercarse a tu casa a probar la tuya.

share