Actualidad

Esto es lo que sucedería en el mundo si todas las armas nucleares se detonaran al mismo tiempo

Las fases de la destrucción que asolaría el mundo

Donald Trump ha demostrado ser un niño grande dado a las pataletas. Una parodia en Saturday Night Live, el discurso de una actriz o un simple tuit no de su agrado son suficientes motivos para que el magnate saque a relucir su mal temperamento en Twitter. Pero sucede que ahora que ese niño ocupa la Casa Blanca y como presidente de EEUU tiene a su disposición algo más que su red social favorita para airear sus desavenencias con el mundo.

El pasado diciembre, Trump anunció en 140 caracteres que pretende "reforzar y expandir enormemente su capacidad nuclear hasta que el mundo entre en razón respecto a las armas nucleares". Y declaraciones como esas, que invitan a pensar en una futura escalada nuclear, hacen que algunos se hayan planteado la pregunta... ¿qué pasaría si se detonaran a un mismo tiempo todas las armas nucleares que hay en el mundo?

I. Entremos en razón

Según informa la Federación de Científicos Americanos, a fecha de hoy existen 14.900 misiles nucleares conocidos en el planeta. Rusia con 7.000 y Estados Unidos con 6.800 encabezan la lista de países que cuentan con más cabezas nucleares. Por detrás, a una distancia bastante considerable, estarían Francia con 300, China con 260, Reino Unido con 215, Pakistán con 130, Israel con 80 y Corea del Norte con 10.

Aunque no todas tienen la misma capacidad aniquiladora, Estados Unidos posee 650 unidades de las bombas más asesinas, las B83. Una sola de estas pequeñas joyas termonucleares tiene la misma capacidad destructora que 79 bombas Little Boy, el arma nuclear que se dejó caer sobre Hiroshima el infame 6 de agosto de 1945. La detonación de una sola B83 dejaría un cráter en el suelo de 420 metros de ancho y 92 metros de profundidad, como revela NukeMap, del historiador nuclear Alex Wellerstein.

Una sola B83 tiene la misma capacidad de destrucción que 79 bombas como la lanzada sobre Hiroshima

Los cálculos que ahondan en la capacidad destructora de la B83 son terroríficos. Justo después de explosionar, una gran bola de fuego de 5,7 kilómetros cuadrados alcanzaría una temperatura por encima de los 83,3 millones de grados Celsius. La ola de presión que se generaría derribaría todos los edificios en pie dentro de un área de 16,8 km2.

Absolutamente todas las personas que estuvieran dentro de un área de 420 kilómetros cuadrados alrededor del lugar de la detonación sufrirían quemaduras de tercer grado por la radiación térmica y entre la mitad y el 90% de las personas que estuvieran dentro de un área de 20 kilómetros a la redonda acabaría muriendo por la radiación.

Toda esta destrucción sería causada por la explosión de una sola de esas bombas B83. Ahora, multiplica.

II. Ahora que hemos entrado en razón, explosionemos el mundo

Para acabar con el mundo, vamos a imaginar que todas las bombas nucleares de Rusia y Estados Unidos tuvieran la misma potencia que una B83. Con 13.800 misiles termonucleares explosionando a la vez, la escena se parecería mucho a lo siguiente:

De forma inmediata, 94 kilómetros cuadrados de tierra quedarían totalmente asolados. Pero eso no es nada en comparación con lo que vendría luego.

La explosión derribaría todo lo que hubiera en un área de de 232.000 kilómetros cuadrados. Es decir: 295 ciudades como Nueva York quedarían totalmente destruidas. Además, se formaría una bola de fuego que alcanzaría 79.000 kilómetros cuadrados y carbonizaría todo lo que tocase. Todo el mundo dentro de un área de 5.8 millones de kilómetros cuadrados sufriría quemaduras de tercer grado. Por si te cuesta visualizar la dimensión del desastre, te diremos que ese área equivale a 3.700 ciudades de Londres puestas una al lado de la otra.

La radiación contaminaría un área de 284.000 kilómetros cuadrados. Cientos de millones de personas morirían durante la primera hora inmediatamente posterior a la detonación del arsenal nuclear. Otros muchos millones acabarían falleciendo con el tiempo de alguna enfermedad relacionada por la radiación.

Pero aún hay más.

III. La llegada del invierno nuclear

Según este estudio, la detonación simultánea de "solo" 100 bombas como la Hiroshima convenientemente distribuidas generaría suficiente polvo y ceniza radioactiva como para generar un cambio climático a nivel global. La concentración de partículas en suspensión imposibilitaría que parte de la luz del sol llegara a la superficie terrestre, causando un descenso de la temperatura global en 1ºC.

Si todas las cabezas nucleares explotaran a la vez, se produciría un "invierno nuclear" que provocaría un enfriamiento global mucho más extremo. La nube tóxica provocaría una reducción de casi el 100% en la radiación solar que llega a la Tierra. El planeta quedaría sumido en la oscuridad más absoluta durante años, produciéndose una extinción masiva.  

[Vía IflScience]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar