PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

"¿Toco bien para ser una chica?"

H

 

'Tomar el escenario' es un documental sobre las presencias y ausencias de las mujeres en la música alternativa

Alba Muñoz

08 Octubre 2014 10:41

En la escena musical más alternativa, las bandas femeninas proyectan su sonido con la misma fuerza que los hombres. Otra cosa es que se les quiera escuchar: en un contexto aparentemente desprovisto de normas y corsés, guitarras, baterías y vocalistas suenan, sin embargo, desde rincones poco visibilizados.

Al menos eso es lo que se desprende del recién estrenado documental Tomar el Escenario, dirigido y producido de forma autogestionada por Elena Idoate y Laura Albert, ambas vinculadas a la música alternativa: “Quería hablar de la escena alternativa con una mirada de género. ¿Por qué hay tan pocas mujeres y por qué se siguen produciendo algunas actitudes patriarcales? Hemos entrevistado a tías sin un discurso elaborado, algunas hasta pensaban en ello por primera vez. También a artistas que ya llevan tiempo reflexionando sobre el tema”, explica Idoate en una entrevista para Okupemlesones.

"Cuando tocamos, el público no se dejan llevar, es como si analizaran lo que hacemos cada una en cada momento. Es extraño", dicen las integrantes de Metralletas Distorsionadas. "La pregunta sería si alguna vez te han tratado normal. Lo típico es que venga un técnico de sonido mientras montas y te diga: 'Como toques bien te echo un polvo'". Lo dicen las Vecchias, que añaden: "Yo he oído a mujeres decir: no voy a este concierto porque son grupos de mujeres. Ellas también presuponen que somos peores".

La idea parece sencilla: que ellas sean quienes hablen. A lo largo de más 20 entrevistas a integrantes de 18 bandas de rap, soul, afterpunk, grunge, rock y pop, además de periodistas y especialistas en este ámbito, las féminas hablan de su experiencia en un entorno cuya presencia sigue siendo anómala, y donde se siguen reproduciendo prácticas que generan incomodidad: “No somos Alien, vivimos en el patriarcado chungo”, dice Noe, una de las entrevistadas en documental.

“La cuestión de género siempre queda a un lado y a veces es doloroso darse cuenta de tanta basura que nos rodea, a veces me he quedado pensando si era yo el problema cuando me han llamado feminazi, por sentirme mal por comentarios del tipo 'da igual si no tocas bien porque estás buena'; es verdad, no debo tener sentido del humor”, escribió Laura Albert en la web del documental. A lo largo de esta película se reflexiona sobre temas tan interesantes como el uso del cuerpo femenino por una cuestión mercantil por parte de bandas mixtas, también sobre el rechazo al feminismo en entornos supuestamente anárquicos. Se dice que “el punk es igualdad”, pero parece que esa letra la debió escribir un hombre.

share