PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Este tío puede matarte de risa en sólo 6 segundos

H

 

Adiós al Club de la Comedia, adiós a los vídeos de El Rubius: Darío Eme Hache se está convirtiendo en el rey del humor a golpe de Vine

Luna Miguel

26 Enero 2015 17:04

Hacer reír no es tan sencillo como parece. Enganchar a miles de personas con tu humor y con tu manera de ver el mundo, es algo mucho más complicado todavía. Provocar risa, precisamente, es provocar conexiones de ideas que explotan en nuestra cabeza por lo ridículas, o lo ciertas, o lo increíbles que resultan.

Estamos acostumbrados a carcajear con monologuistas finísimos, con escritores que estudian y que trabajan nuestras emociones y costumbres hasta encontrar ese punto que nos identificará a todos, porque quién no ha hecho cosas estúpidas por amor, quién no se ha preguntado a qué vienen determinadas convenciones sociales, quién no se ha sentido solo, ridículo, feo, y después se ha reído por ello, para levantar el ánimo y el vuelo.

En el mundo, además, hay muchos tipos de risa, y ocurre que en los últimos años Internet se ha convertido en un hervidero de talentos que han utilizado plataformas como YouTube o como Twitter para lanzar a los espectadores sus alocadas ideas. El humor se adapta, también. El humor sobrevive. El humor y los humoristas son capaces de tomar las herramientas que se les han concedido y convertirlas en armas.

¿El nuevo rey del LOL?

Quien precisamente ha salido armado a la calle es Darío Eme Hache, un chaval que desde 2013 viene trabajando en su cuenta de Vine para día a día regalarnos dos o tres cápsulas de verdadero LOL. Con más de 43.000 seguidores, un montón de visualizaciones y otro gran número de imitadores y fanáticos, Darío ha conseguido trazar a la perfección una guía de humor millennial llena de alusiones a nuestras peores contradicciones.  

Veinteañero madrileño, estudiante de Periodismo, locutor de radio, adicto a las redes sociales, y también fiestero a más no poder. Puede que el lugar de Darío no esté en los teatros a los que los mismos monologuistas de siempre van a recitar sus guiones, y puede que tampoco se encuentre en los canales de YouTube en donde gamers puestos de Red Bull hasta las cejas nos enseñan cómo trolear a los usuarios de Chatroulette.

El método de Darío Eme Hache es sencillo y efectivo: sus chistes costumbristas son capaces de hacernos ver una y otra vez el simple gesto, el simple tono de voz y la simple mueca con la que va a conseguir su propia conexión explosiva. Series, relaciones amorosas y escenas de la vida universitaria son algunos de los temas que pueblan estos fantásticos y estúpidos chistecillos.

Así, en sólo 6 segundos, Darío Eme Hache es capaz no sólo de hacernos reír, sino también de definir a toda una generación. Lo podemos ver en sus comentarios, en sus compartidos, en sus cada vez más numerosos seguidores. La corona del humor en España recaerá poco a poco sobre su cabeza. Es inevitable. Mucha atención, que detrás de esa sonrisa pillina se esconde un verdadero genio.





Nace el humor-escupitajo: imprevisto, fugaz y pegajoso













share