Actualidad

Cómo saber cuando alguien quiere ser más que un amigo en siete cómodos pasos

7 pruebas definitivas para saber si tu amistad podría evolucionar a "algo más"

No lo sabes aún, pero es probable que alguno de tus amigos esté enamorado de ti. Y posiblemente sea aquel que se esté comportando de esa forma tan extraña contigo.

El amor puede ser complicado. Sin comerlo ni beberlo, puede ser que un día descubras que te sientes extrañamente atraído por alguien que no esperabas. Y cuando te das cuenta... comienzas a actuar de la manera más rara posible. ¿Por qué hacer las cosas fáciles cuando podemos liarlas hasta el infinito? ¿Por qué demostrar nuestro amor cuando podemos confundir al otro hasta niveles extremos? ¿Por qué ser sinceros con nuestros sentimientos cuando podemos encontrar miles de atajos inimaginables?

Por suerte, hay varios científicos listos para acabar con nuestra ineptitud social. En concreto, Leslie Baxter de la Universidad Lewis y Clark de Portland, Oregon, y William Wilmot de la Universidad de Montana, Missoula. Estos dos investigadores lideraron un estudio en el que preguntaban a una muestra de estudiantes sobre sus relaciones con el sexo opuesto. En concreto, estaban interesados en descubrir cuáles eran las técnicas que esas personas usaban cuando querían averiguar si una persona cercana podía tener algún tipo de interés romántico en ellos, más allá de la patente amistad

Los entrevistados detallaron un total de 158 estrategias, o "pruebas secretas", con las que ellos esperaban conocer qué coño sentía su amigo o amiga por él. La mayoría de esos tests eran bastante similares, así que estos dos científicos los resumieron en tan solo 7 pruebas definitivas.

1. La resistencia

Aquí el amigo enamorado pone a prueba al otro con sencillos trucos: pedir ayuda o forzar situaciones que inviten a lanyar piropos. Vamos, la clásica estrategia de dar pena llevada al terreno amoroso.

Ese amigo que te dice que no vale nada y que es una mierda como persona, igual busca tu amor. O ese otro que te llora pero a su vez te dice que no quiere ser molestar, busca tu amor también. Y el tipo más extremo de todos: aquel que se mete contigo solo para comprobar cuánto aguantas sin mandarlo a paseo.

¿Te sientes identificado con alguno de ellos?

2. Triangulación

Esta prueba se basa en el clásico tres son multitud. Hay gente ahí fuera que pone en marcha “tests de fidelidad”, técnica muy utilizada sobre todo cuando la relación ha pasado ya del plano platónico. Y es tan sencilla como incluir a una tercera persona en citas o encuentros para probar la reacción de ese individuo que a ti te interesa.

3. Contacto corporal y bromas

Otra de las pruebas claves para saber si tu amigo puede estar calladamente colado por ti es comprobar si empieza a bromear sobre sentimientos intensos. Si te comienza a decir que está enamorado de ti, pero todo es una broma, claro. O si busca mayor contacto físico del que se espera de un colega. Pero todo en broma, claro. Te toca el hombro pero es coña, te pasa la mano por la cintura, pero todo de buen rollo. Bueno, quizás no sea tanta broma.

4. ¿Me echas de menos?

Poner distancia para acercarte a alguien. Una técnica confusa que, a veces, funciona. Algunos de los participantes del estudio decían que la separación física era una manera de comprobar si eso que sentían era amor verdadero. Esta es una de las pruebas más arriesgadas. Puede que cruces el océano para probar si tus sentimientos son lo suficientemente fuertes y que cuando vuelvas... tu crush se haya ido con otro.

5. A corazón abierto

Esta prueba es la más sincera de todas. Consiste en preguntar de manera franca al otro qué siente o bien hablar de tus propios sentimientos con sinceridad para que el otro se involucre y te suelte algo interesante. Vamos, le cuentas tu último dramita familiar o el espacio que ella o él está ocupando en tu cabeza para que esa persona abra su corazón contigo.

6. Información privilegiada

Suena a técnica de patio de colegio, pero funciona. Consiste en preguntar a vuestros amigos en común si saben o intuyen algo. No es una estrategia muy depurada pero seamos sinceros: ¿quién no la ha utilizado alguna vez?

7. La encerrona

"Le presenté intencionadamente como mi novio a mi mejor amigo y luego vi como reaccionaba. Si parecía avergonzado o no", reconoce una de las participantes del estudio. Así funcionan las encerronas, tú sueltas la bomba de información y a ver cómo reacciona el otro. Quizás si no le da un infarto consigas tu propósito y esa persona te empiece a ver de una manera... diferente.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar