Actualidad

¿Cuánta orina hay en la piscina en la que nadas? Este estudio te da una pista

Hasta Michael Phelps admitió que se meaba en el agua...

De pequeños nos decían que si orinábamos en la piscina, un líquido de color delataría nuestra cochinada. Algo tenían que inventarse nuestros padres para que no fuéramos descargando nuestra vejiga en unas aguas a las que todos acabábamos dando más de un trago. Pero como esa tinta desafortunadamente no existe, el gran bulo cae y meamos.

De hecho, tirando a mucho.

Y el resultado es que buceamos en pipí ajeno.

Para que nos escandalicemos un poco, un grupo de científicos de la Universidad de Alberta (Canadá) ha diseñado una prueba para saber cuánta orina hay, aproximadamente, en el agua. El test consiste en medir la concentración de de Acesulfamo-k, un edulcorante artificial muy común en los alimentos procesados que recorre nuestro cuerpo y se expulsa sin cambios cuando orinamos.

Durante tres semanas, el equipo rastreó los niveles de este edulcorante en dos piscinas públicas del país y calculó el volumen de orines que se habían soltado en las aguas. Encontraron que los nadadores habían descargado 75 litros de orina en una piscina grande de 830.000 litros. En la segunda piscina, con la mitad de tamaño, hallaron 30 litros de líquido secretado.

"Nuestro estudio proporciona evidencia adicional de que la gente está orinando en las piscinas públicas", dijo Lindsay Blackstock, estudiante de posgrado y autora principal de este estudio.

Pero no solo en las piscinas, un dato que confirmaron al analizar otras 29 instalaciones públicas. También en los jacuzzis, donde la cosa empeora. Un jacuzzi de un hotel en el que realizaron mediciones tenía una concentración de Acesulfamo-k tres veces superior al encontrado en las piscinas.

Los autores esperan que su investigación sirva para promover la educación y las buenas prácticas de higiene. The Guardian cita una encuesta anónima en la que el 19% de los adultos estadounidenses reconocía que meaba en la piscina. El nadador Michael Phelps, el campeón olímpico más condecorado, reconocía que también lo hacía en una entrevista en Wall Street Journal. "Creo que todos los nadadores profesionales hacemos pis en la piscina. Es algo normal para los nadadores. Cuando estás en el agua durante dos horas, no sales sólo para ir a orinar. El cloro ya se encarga de matar todo eso, no es nada grave", declaró.

Lo cierto es que orina y cloro hacen mala pareja: los compuestos de la orina (urea, amoníaco, nitrógeno) reaccionan con el desinfectante originando subproductos que pueden producir irritaciones respiratorias o en los ojos, además de poder causar asma a largo plazo. Así que, quizá no sea mala idea salir del agua y empezar a mear en el baño.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar