PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

En los próximos años, el ser humano provocará la extinción de más del 50% de los primates

H

 

¿Los culpables? La agricultura intensiva, la ganadería, la explotación petrolera y minera y la construcción de presas y carreteras que destruyen el hábitat de estos animales

silvia laboreo

19 Enero 2017 17:53

Compartimos un 96,4% de ADN con los orangutanes, un 97,7% con los gorilas y un 98,4% con los chimpancés y bonobos. Los humanos y los primates no humanos partimos del mismo antecesor común y muchos de nuestros comportamientos y material genético son similares. Sin embargo, ¿qué nos diferencia de nuestros parientes más cercanos? Por lo pronto, la posibilidad de extinguirnos irremediablemente en los próximos 50 años.



Porque, precisamente, esa es la amenaza a la que se enfrentan los primates. Según confirma un equipo de 31 primatólogos que han efectuado el mayor análisis hasta la fecha de la situación, el 60% de las más de 500 especies de primates no humanos que existen en el mundo está amenazado y el 75% cuenta con poblaciones en claro declive.

El estudio ha sido publicado en la revista Science Advances y combina datos de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, artículos científicos y bases de datos de Naciones Unidas que apuntan a un solo culpable de la situación: nosotros.



Una vez más, los seres humanos nos encontramos detrás de una amenaza de extinción en el mundo animal. En concreto, actividades como agricultura intensiva, la ganadería, la explotación petrolera y minera y la construcción de presas y carreteras que se producen en las zonas donde viven estos animales y provocan la destrucción de su hábitat. Además, la caza para comercializar con su carne o el tráfico ilegal de estos animales como mascotas son otras de las razones de la reducción del número de ejemplares.

De todas ellas, la agricultura es la que más y peores consecuencias acarrea. “Las prácticas agrícolas están destruyendo el hábitat vital del 76% de todas las especies de primates en el planeta", explica Paul Garber, coautor de la evaluación y profesor de Antropología de la Universidad de Illinois (EE UU).

De 1990 a 2010 la agricultura ha arrasado con 1,5 millones de kilómetros cuadrados de hábitat de primates, un área tres veces el tamaño de Francia.

  

El 60% de las más de 500 especies de primates no humanos que existen en el mundo está amenazado y el 75% cuenta con poblaciones en claro declive.


Una situación que, de seguir así, provocará la extinción global de cerca del 75% de las especies en un lapso de tiempo de 25-50 años. “Para muchas de estas criaturas es realmente su última hora”, confiesa Garber.

De acuerdo con los científicos, es necesario reducir la pobreza, facilitar el crecimiento demográfico y construir economías basadas en la preservación de los bosques y sus habitantes para facilitar la conservación de los primates.

“Tenemos una última oportunidad para reducir o incluso eliminar las amenazas humanas hacia los primates y sus hábitats, para orientar los esfuerzos de conservación y aumentar la concienciación. Después de todo, los primates son nuestros parientes biológicos más cercanos”, concluyen los investigadores.

share