Actualidad

Cordish ofrece una playa a Madrid a cambio de que le dejen construir un macrocasino

El proyecto fue descartado en un primer momento por la escasa oferta deportiva y cultural que proponía. Ahora, la promotora estadounidense ya tiene la solución

Imagen de Cordish

Madrid, la gran capital que visitan millones de turistas al año, no tiene playa. Pero eso podría cambiar si el Gobierno de la Comunidad acepta la oferta que, por segunda vez, le propone la promotora americana Cordish.

El proyecto fue descartado en un primer momento por la escasa oferta deportiva y cultural que proponía y por el elveado coste de las infraestructuras para crear un acceso al complejo, de alrededor de 340 millones. Pero los estadounidenses no se dan por vencidos y han vuelto a la carga. Esta segunda vez con algunas modificaciones que incluyen actividades culturales y deportivas.

Muchos madrileños se alegrarían de tener una playa, aunque esta sea artificial, el problema es lo que conlleva la propuesta de la promotora: un macrocomplejo de 92 hectáreas en la localidad de Torres de Alameda (Alcalá de Henares) a unos 45 minutos en coche del centro de la ciudad.

El proyecto fue descartado en un primer momento por la escasa oferta deportiva y cultural que proponía y por el elveado coste de las infraestructuras para crear un acceso al complejo, alrededor de 340 millones. Pero los americanos no se dan por vencidos y han vuelto a la carga. Esta segunda vez con algunas modificaciones que incluyen actividades culturales y deportivas.

Esta nueva villa de ocio, según la propuesta, contaría con un macrocasino, un hotel para 500 personas, una sala de convenciones para 8.000 personas y zonas de compras y gastronomía. Pero, ¿y la oferta cultural y deportiva? En este punto Cordish ha incluido una nueva propuesta que prevé la construcción de una laguna con arena artifical de 6 hectáreas donde practicar surf, kayak o simplemente, darse un baño. También incluirá senderos para trekking, running o ciclismo, y espacios para la práctica de yoga.

En cuanto a la oferta cultural, según explicó el consejero delegado de Cordish, Joe Weinberg, a El País, el complejo contará con instalaciones para celebrar conciertos, teatro, musicales, danza, exposiciones y otros eventos como festivales o  mercadillos de artesanía. El proyecto incluye también un circo, cines y museos que compaginarán con una amplia oferta gastronómica.

Y todo, según explica la empresa, construido con "altos estándares medioambientales".

¿Y el dinero?

La empresa asegura que asumiría el coste del proyecto, tasado en 2.200 millones de euros. En cuanto a los 340 millones que la Comunidad de Madrid estimaba necesarios para las infraestructuras de acceso, la empresa insiste en que no ve necesario un gran refuerzo de esas infraestructuras, pese a que su meta es que 9 millones de personas visiten el complejo cada año.

Gran parte de los 340 millones estaban destinados a la construcción de un acceso por tren, pero Cordish apenas ve necesario el desdoblamiento de la carretera M-224 y aseguran que la inversión se podría recortar a los 15 millones. Además, dicen, que están dispuestos a asumirla.

Cordish tira también de discurso económico y asegura que el macrocomplejo supondrá la creación de 56.000 puestos de trabajo y miles de millones de euros en beneficios. No sabemos cuánto pretende quedarse la empresa ni qué salarios tendrán esos futuros trabajadores. Si al final funciona bien, la idea de Cordish es ampliar todavía más la capacidad, con una inversión final de 3.000 millones de euros y con una previsión de 1,6 turistas adicionales más al año de los que ya recibe Madrid.

La Comunidad de Madrid todavía no se ha pronunciado sobre esta segunda propuesta. Habrá que esperar para saber si Madrid podrá tener finalmente playa , pero sobre todo, a qué precio.

[Vía El País]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar