Actualidad

Este profesor de ciencia ha convertido todo el curso en un juego de rol en vivo

Aquí no hay exámenes. Aquí hay batallas

Cuando recordamos las clases de ciencia del instituto, lo primero que se nos viene a la cabeza son las largas horas que pasábamos escuchando sermones y esperando a que llegara el final. Sin embargo, un profesor ha conseguido convertir el aburrimiento de estas clases en una gran aventura en la que todos los alumnos están implicados.

En una escuela secundaria de Edmonton (Canadá), Scott Hebert ha desarrollado un programa que consiste en transformar su clase de ciencia en un juego de rol interactivo. Hebert controla al malvado Rey Minotauro, y los 22 estudiantes de 13 y 14 años conforman cuatro gremios que luchan para derrotarlo.

A lo largo del curso, los alumnos se enfrentan a distintas misiones, batallas y búsquedas de tesoros para ganar puntos de experiencia (que luego se trasladan en buenas notas), hasta llegar al paradero de la joya que oculta el enemigo final. Sus únicas armas son pequeñas tabletas y una pizarra donde apuntan sus progresos.

Pero no necesitan ser los más fuertes ni los más veloces para ganar, sino tener el mayor conocimiento de ciencia. A lo largo de las pruebas, Hebert incorpora temáticas como la anatomía o la biología a través de pruebas divertidas y versátiles, de forma que aprenden mientras se lo pasan bomba.

Picture

“Gracias a esta estrategia, se ha fortalecido mi amor por la enseñanza. Cada clase es única y diferente”, explica el profesor.

Su idea nació después de ver que los alumnos no estaban lo suficientemente implicados en clase. Por más que se esforzaba, no conseguía que le prestaran atención, así que estuvo planeando durante un año entero cómo sería su siguiente curso. Y ahora, gracias a su esfuerzo, los niños no hacen más que hablar de sus clases.

“Hebert hace que sea algo divertido sin que parece que estés en clase. Parece que estés jugando todo el rato”, explica uno de sus alumnos, que ha visto como los exámenes se convierten en batallas y los deberes en entrenamientos.

Para implantar su metodología en otros centros, Hebert tiene un canal de YouTube en el que explica, paso a paso, cómo ha pasado de ser un profesor a un Dungeon Master. También dirige una web en la que presta su juego, The Land of Scientia Terra, a todos los que quieran aplicarlo.

Sin duda, es un gran método para aprender mientras se juega. Y si los alumnos no acaban siendo grandes científicos, como mínimo habrán cultivado su imaginación por encima del resto.

“Estos niños son nuestro futuro”, sentencia Hebert. “Son los que van a resolver los problemas que hemos creado, los que aún no se han resuelto. Nunca existe demasiado esfuerzo para ayudar a que los niños se dediquen a la ciencia”.

[Vía Edmonton Journal]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar