Actualidad

La Dark Web ya tiene su primer gran medio de comunicación

¿Se avecina una revolución del periodismo online?

Hackers, pornografía infantil y contrabando de drogas. Todo eso se nos viene a la cabeza cuando escuchamos hablar de la Dark Web, esa parte de Internet que no aparece en los buscadores y que se utiliza para todo aquello que no está tan bien visto en la Clearnet –o web normal–.

La Deep Web representa una suerte de paraíso alegal donde no hay límites éticos ni políticos. Pero no todo es malo en el Internet profundo.

Más allá de utilizarse como una herramienta criminal, también es una esperanza para los usuarios de países reprimidos. Activistas chinos o coreanos ven en este lugar una manera de zafarse del control político. Una manera de poder informarse, reivindicarse y darse a conocer libremente.

La agencia ProPublica acaba de lanzar una versión de su portal en la Dark Web

Es aquí donde se sitúa ProPublica. La agencia de noticias estadounidense acaba de lanzar una versión de su portal en la Dark Web, donde pretende llegar a los lectores sin que nadie tenga por qué saber sus procedencias.

Especializado en el periodismo de investigación, ProPublica ha demostrado ser un medio fiable en más de una ocasión. Aunque los sueldos de los responsables del medio han sido criticados por ser desproporcionados, el Premio Pulitzer que ganó uno de sus periodistas – por un reportaje sobre la inyección de dosis letales a enfermos después del Huracán Katrina– llevó a la fama al portal.

Con la libertad de expresión por bandera, los responsables de la agencia han remarcado la importancia de que el periodismo sea parte del pueblo y no de los mandatarios.

En House of Cards lo utilizan para contratar a un hacker. En ProPublica para mostrar sus investigaciones sin que puedan impedirlo

“Todos deberíamos tener la capacidad de decidir qué tipos de metadatos dejamos atrás. No queremos que nadie se entere de que has entrado en nuestra web ni de qué artículo has leído”, explica para Wired Mike Tigas, periodista de ProPublica.

Para acceder a esta versión del portal solo se necesita descargar Tor Browser. Básicamente, este navegador rebota y cifra todos los mensajes que enviamos de manera aleatoria. De este modo, un espía solo vería una serie de frases fragmentadas sin orden un significado alguno.

Aunque no se trata del culmen de la seguridad en internet, es una forma muy segura de navegar sin ser descubiertos. Por supuesto, esto significa que dentro puedes encontrarte de todo. En House of Cards lo utilizan para contratar a un hacker. En ProPublica para mostrar sus investigaciones periodísticas sin que puedan impedirlo.

“Esperamos demostrar que estos servicios ocultos no solo sirven para el alojamiento de sitios ilegales. ProPublica y SecureDrop ejemplifican que no es algo exclusivo para criminales”, añade Tigas. SecureDrop es una plataforma de software de código abierto pensada para la comunicación entre los periodistas y sus fuentes que los propios periodistas de ProPublica utilizan.

"ProPublica y SecureDrop ejemplifican que la Deep Web no es exclusiva para criminales"

La iniciativa del medio surgió hace un año, a raíz de un análisis que ellos mismos hicieron sobre la censura en China. Tigas y compañía pretendían que los lectores chinos pudieran leer la información que estaban plasmando. No querían que se quedara como una simple curiosidad solo leída por neoyorquinos, así que se pusieron manos a la obra con esta versión.

Con buenas intenciones y resultados aún por ver, surge el primer medio de comunicación en la Deep Web. Si será el único o el primero de muchos es toda una incógnita. No obstante, con la decisión de ProPublica aparece la oportunidad de llevar al periodismo a un lugar más libre y accesible. Sin espías ni censuras.

¿Tomarán ejemplo otros medios?

[Vía Wired]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar