Actualidad

El primer coche impreso en 3D ya está aquí (y, sí, funciona)

Se tardan 44 horas en imprimirlo, y cuesta 15.000 euros

De un tiempo a esta parte, la "fabricación aditiva" que utilizan las impresoras 3D parece ser la solución a todos los problemas asociados a la escasez de recursos del planeta. Habíamos visto cómo las impresoras se utilizaban para imprimir tatuajes, comida o protésis médicas. En China, incluso, impresoras gigantes construyeron 10 casas en un solo día. Era cuestión de tiempo que llegase el primer coche impreso en 3D: se llama Strati y fue presentado la pasada semana en el International Manufacturing Technology Show de Chicago.

"Tesla hizo famoso el tren de transmisión eléctrico, nosotros estamos cambiando el coche entero". Son palabras de Jay Rogers –el CEO de Local Motors, la compañía responsable del Strati– a Mashable. A primera vista sus palabras son irrefutables: mientras que los vehículos convencionales suelen estar compuestos de alrededor de 20.000 piezas, el Strati solo tiene 49. El chasis y el grueso del coche se imprimen utilizando una impresora 3D gigante, pero elementos como los neumáticos, las ruedas, los asientos, la batería, la suspensión, las ventanillas, el cableado y el motor eléctrico fueron producidos utilizando métodos convencionales.

El resultado es un biplaza de termoplástico reforzado con fibra de carbono que puede alcanzar los 65 kilómetros por hora y recorrer 195 kilómetros con una sola carga de batería. De momento podría usarse para paseos cortos pero no en las autopistas. Rogers ha explicado que todavía son necesarias muchas pruebas antes de poder comercializar el coche.

El proceso de creación del Strati empezó hace 18 meses con la convocatoria de un concurso para encontrar el mejor diseño. La compañía recibió más de 200 propuestas, y finalmente escogió la del diseñador italiano Michele Anoe. Entonces los esfuerzos se centraron en encontrar una empresa que dispusiera de una impresora lo suficientemente grande para poder imprimir el coche. La impresión llevó 44 horas, y pulir las piezas a la perfección un día entero.

Puede parecer mucho tiempo, especialmente sabiendo que un coche convencional tarda unas 19 horas en ser montado. Pero hay que tener en cuenta que para ello se necesitan inmensas plantas de ensamblaje y miles de trabajadores. El hecho de poder construir el grueso de un coche utilizando únicamente una impresora 3D reduciría de forma drástica los costes de producción, lo que podría transformar por completo la industria del automóvil. ¿Llegará el día en que podamos escoger el coche que queremos en una pantalla y llevárnoslo recién impreso al cabo de unas horas?

El objetivo de la Local Motors es que el Strati esté disponible en 2016 por un precio que oscile entre los 14.000 y los 26.000 euros, en función de las características opcionales que el cliente quiera añadir. Teniendo en cuenta sus limitadas prestaciones, es un precio elevado, que lo sitúa en el segmento de los "caprichos para ricos". Una vez más, la capacidad de ser sostenible dependerá más del bolsillo que de las intenciones. He aquí donde verdaderamente es necesaria una revolución.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar