Actualidad

Piratas y anillos de penne: así fue la primera boda 'pastafari' del mundo

Una pareja de Nueva Zelanda se ha convertido en la primera en casarse legalmente a través de la extraña Iglesia del Monstruo del Espagueti Volador

¿Las bodas tradicionales te parecen aburridas? Normal. Eso de ir a la iglesia con un vestido blanco y bailar el vals ya es un cliché, una repetición constante de las mismas imágenes. Pero hay excepciones.

Si entras en YouTube encontrarás miles de videos de parejas que intentan romper con el molde bailando hip hop en vez del Danubio Azul, mientras que otros más locos y osados hacen bodas temáticas. Pero nadie se había casado disfrazado de pirata y por el rito de una iglesia que rinde culto a —atención— un monstruo hecho de pasta. Al menos no de forma legal. Hasta ahora.

Toby Ricketts y Marianna Fenn son los primeros 'pastafarians' o 'pastafaris' que se han dado el sí quiero en una boda oficiada por un "sacerdote" de la iglesia más extraña del mundo.

Se casaron de acuerdo a las normas nada convencionales de la religión pastafari: los novios, vestidos de piratas, se intercambiaron anillos hechos de pasta y, cuando llegó el momento del beso, cada uno tuvo que chupar un extremo de un espagueti en señal de compromiso y amor, como si fueran la dama y el vagabundo, pero aún más extraño y fantasioso.

Los novios son parte de una broma que se fue de las manos.

La Iglesia del Monstruo del Espagueti Volador fue inventada por Bobbi Henderson en 2005 como parte de una protesta en contra de la enseñanza del “diseño inteligente” como alternativa a la teoría de la evolución en las escuelas de Kansas.

El diseño inteligente es un argumento religioso y pseudocientífico que argumenta que la evolución es dirigida por un ente inteligente y no por la “selección natural” de Darwin. Por su parte Henderson se inventó un Dios hecho de espagueti y albóndigas y escribió una carta satírica pidiendo que enseñaran la teoría de cómo el monstruo volador creó el mundo con su apéndice de fideos.

Después de todo, para él, sus creencias son tan válidas como las de cualquier persona religiosa.

Pronto esa broma cobró vida propia entre los ateos y escépticos del Estados Unidos y, después, del resto del mundo. Ahora es una religión oficialmente reconocida en Holanda, Polonia y Nueva Zelanda.

Karyn Martyn, la primera “ministroni” de Nueva Zelanda, explicó a la BBC que “hay parejas de Rusia, Alemania y de muchas otras partes del mundo que han contactado conmigo porque quieren casarse por nuestra iglesia y aprecian nuestra filosofía de no discriminar. Nosotros casaremos a cualquier pareja de adultos que nos lo pida y que cubran los requisitos legales”.

El casamiento de Toby y Marianna es el primero de su tipo, pero seguramente en los próximos años habrá más parejas que querrán cambiar los vestidos y los muñequitos de la torta por botes de piratas y coladores de pasta sobre la cabeza.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar