PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

5 políticos piripis que dejan #lodePabloIglesias a la altura del barro

H

 

O cuando Benny Hill toma las riendas del estado

Alba Muñoz

24 Octubre 2014 15:17

Hace casi dos semanas apareció en Youtube un vídeo en el que Pablo Iglesias, líder de Podemos, canta la Internacional Comunista un poco achispado. La escena, que parece el final de un concierto de rap, muestra el típico crepúsculo zombi de fin de fiesta. Uno apura la noche como puede, cantando la última, antes de ir a dormir la mona.

No se sabe si el vídeo fue grabado antes de que Iglesias desempeñara un cargo político, pero aun así ha supuesto un respiro entre sus adversarios, que ahora tienen más material con el atacar su figura ante los posibles votantes.

Ello nos ha hecho recordar que la historia reciente está llega de grandes momentos etílicos protagonizados por presidentes e importantes ministros en activo. Algunos de estos hits catódicos proporcionan la misma diversión que un capítulo de Benny Hill: una combinación entre esperpento, vergüenza ajena y propia (no dejan de ser nuestros representantes) y mucha risa. Hemos seleccionado el top 5 de políticos borrachos de cara a este maravilloso viernes. ¡Salud!

1. Sarko se bebe un barco. Al final de una cumbre con el presidente ruso Vladimir Putin celebrada en 2007, Nicolás Sarkozy se mostró especialmente encantado con la velada. Esa risita floja, Nicolas.


2. A Gallardón le molas un montón. El exministro de Justicia del Partido Popular, recientemente abortado, se mostraba así de efusivo con Thais Villas, reportera de El Intermedio, y con El Gran Wyoming, azote de su partido desde siempre. Un clásico.


3. Nakagawa no bebe agua. Durante la celebración del G7 en Roma en 2009, el ministro de finanzas japonés, Shoichi Nakagawa, habló de una forma un poco confusa ante un pabellón lleno de periodistas y casi se queda dormido en mitad del asunto. A Nakagawa se le fue la mano un poquito y tuvo que renunciar a su cargo. 


4. El alcalde de Toronto se pone tonto. Si el único problema de Rob Ford fuera la bebida, este político tendría más futuro. Reconoció ser adicto al crack y nos dejó momentos tan elocuentes como este.


5. No hay nadie como Boris. Del expresidente ruso no es posible poner un solo vídeo: necesita un recopilatorio entero. (Nota: en algunos momentos este político alcohólico puede parecer adorable. Por ello es preciso recordar que durante su mandato decenas de misiles nucleares estuvieron a su disposición. Por comentar).

share