PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Migrantes sobre la policía húngara: "nos golpeaban y después se hacían selfies"

H

 

Varias organizaciones humanitarias han alertado que los maltratos se están convirtiendo en una práctica común entre la policía húngara

alba losada

06 Marzo 2017 16:48

"Cuando nos golpeaban, se reían entre ellos y después se hacían selfies con nosotros", reveló a Human Rights Watch Shahid Khan, uno de los migrantes que ha denunciado haber sufrido abusos por parte de la policía húngara en las fronteras del país.

"Nos tratan como animales, y somos personas", explicó al añadir que antes de ser golpeado le habían perseguido con perros.

Las revelaciones de Khan evidencian una abusiva actitud hacia migrantes que, como ya han denunciado varias organizaciones humanitarias, se está convirtiendo en una tendencia común entre la policía húngara.

Otra prueba de ello es el trato que recibió Farhad, y que recoge The Independent, al cruzar la frontera junto a otros 29 migrantes, entre los que había niños. Decenas de policías les rodearon y les ordenaron que se sentaran en el suelo para darles una paliza que llegó a durar cerca de dos horas.

Resultado de imagen de hungarian police refugees

"Ni siquiera había visto esa paliza en las películas. Cinco o seis soldados nos cogían uno por uno para pegarnos. Nos golpearon a base de puñetazos, de patadas y de bastonazos. Nos hicieron graves lesiones. Al preguntarles por qué nos estaban golpeando, simplemente respondieron: 'Vuelve a Serbia'", recordó Farhad.


"Cuando nos golpeaban, se reían entre sí y después se hacían selfies con nosotros"



La investigadora de Human Rights Watch (HRW) en los Balcanes y en Europa del Este, Lydia Gall, ha tenido constancia de estos maltratos y de otros similares que tuvieron lugar a principios de 2017 cuando las temperaturas cayeron a 20ºC bajo cero en Hungría.

Durante aquellos días, en lugar de socorrer a los migrantes, la policía les tiraba agua encima y después los abandonaba en la nieve. En algunas ocasiones, lo hacían después de quitarles los abrigos, los zapatos y otras prendas de ropa.

"Los dejaban en plena noche en puntos aleatorios de la frontera, por lo que les exponían a una posible muerte por hipotermia. Hemos visto a gente aparecer [en Serbia] completamente desnuda", declaró Gall.

A pesar de las denuncias realizadas por HRW, todo apunta a que el gobierno conservador del país, liderado por Viktor Orbán, esta decidido a ignorar las pruebas.  Naciones Unidas lleva denunciando los malos tratos de Hungría hacia los migrantes desde 2015, año en el que la propia Comisión Europea inició procedimientos de infracción al país centroeuropeo.

Por el momento, no se ha hecho público ningún progreso en estos procedimientos. "Mientras exista este silencio completo y absoluto se envía un mensaje realmente malo a los agentes de policía en la frontera porque saben que pueden salirse con la suya", explicó Gall. Saben que sus actos quedarán impunes en un país donde su propio líder definió la migración como "veneno".

[Vía The Independent]

share