Actualidad

La policía dispara contra manifestantes en Brasil

La ola de protestas contra Michel Temer provoca la respuesta armada de la policía contra 45.000 manifestantes. El ejército estuvo 24 horas desplegado en las calles de Brasilia

En el vídeo publicado por el diario brasileño O Globo, dos policías disparan un total de ocho ocasiones en dirección a unos manifestantes que estaban lanzándoles piedras. Las primeras grandes manifestaciones este miércoles contra el presidente Michel Temer, después de que el Tribunal Supremo le abriera una investigación por obstrucción a la justicia, reunieron a unas 45.000 personas frente a los edificios de gobierno en Brasilia, capital del país, según la policía.

El autor del vídeo, André Coelho, cuenta a PlayGround que la vida de los agentes "es muy poco probable que estuviera en riesgo" en el momento en que dispararon. "Tenían por donde huir", asegura. Afirma que vio, al menos, a cuatro de los diez o doce agentes presentes disparando armas de fuego.

"El primero, que dispara un poco hacia arriba, aunque no mucho, a unos 45 grados de inclinación, lo hace con intención de espantar a los manifestantes. El segundo, que da tiros en sentido horizontal, claramente quiere alcanzar a alguien", relata. 

La policía reprime a un manifestante en Brasilia / Getty Images

Él mismo y un compañero de la agencia EFE fueron víctimas del acoso violento de los agentes. "El primer policía que dispara en el vídeo, antes de hacerlo, cuando me vio grabando, se me acercó y me apuntó con la pistola al pecho, a dos metros de distancia. Me identifiqué, me dio una patada en la pierna y disparó contra el suelo. Después empujó a mi compañero de la agencia EFE. En aquel momento ya estaba totalmente alterado", cuenta Coelho.

"Fue una acción mal coordinada. La policía militar estaba allí sin retaguardia o protección de la tropa de choque (unidad especializada y equipada para manifestaciones y tumultos), que llegó mucho más tarde", expresa el periodista. 

Según relata, uno de los agentes siguió disparando después de que un superior le pidiera parar. "¿Nos vamos a quedar aquí recibiendo pedradas?", preguntó el primero.

La Secretaría de Seguridad del estado de Brasilia informó que abrirá una investigación sobre los disparos con arma de fuego. Pero las imágenes hablan por sí solas.

Un manifestante fue herido de bala y posteriormente operado en el hospital. En total, más allá allá de los disparos, hubo 49 heridos (entre ellos varios agentes) y 8 detenciones de manifestantes causando alborotos, informó la prensa local.

Un manifestante destruye parte de un edificio público en Brasilia / Getty Images

Algunos grupos de manifestantes quemaron mobiliario urbano y otros llegaron a incendiar partes internas del ministerio de Agricultura, el de Cultura y el de Planeamiento.También intentaron, sin éxito, invadir el Congreso. 

Una trabajadora del Ministerio de Planeamiento relató a PlayGround los actos violentos de "unos pocos manifestantes". "Algunos lanzaron al menos cuatro cohetes de fuegos artificiales contra la policía desde muy poca distancia. También muchos palos con mucha fuerza, como si fueran lanzas".

Ante el descontrol, el gobierno aprobó de urgencia la intervención de 1.500 militares en las calles hasta que se restableciera el orden. Pero solo estuvieron 24 horas en las calles, que fue lo que duró el gobierno en retirarlos una vez cesaron los actos violentos y después de una fuerte polémica por la decisión. 

La medida indignó a seis partidos de la oposición, que abandonaron la sesión de la Cámara como forma de protesta. En el tiempo que estuvieron fuera, los congresistas aliados del gobierno aprovecharon para aprobar siete medidas.

El magistrado del Supremo Marco Aurelio también  mostró incredulidad sobre la ayuda del Ejército: "Espero que la noticia no sea verdadera".

Militarizadas o no, las calles de Brasil vivirán días de tensión. Varias marchas están siendo convocadas para pedir la salida del presidente Michel Temer y la celebración de elecciones anticipadas.

Manifestante herido en la Esplanada de los Ministerios / Getty

Temer, que entró en el gobierno como vicepresidente de la electa Dilma Rousseff, asumió el poder hace un año, cuando esta fue destituida por un oscuro proceso de ' impeachment'.

Aunque la razón oficial del cese fueron irregularidades en el cierre de cuentas del gobierno, los congresistas que votaron en su contra blandieron la corrupción como principal argumento para su caída.

No había pruebas contra la mandataria que la implicasen en el megaescándalo Lava-Jato, el mayor caso de corrupción de la historia de Brasil.

En cambio, varios ministros del equipo interino de Temer se vieron forzados a dimitir cuando aparecieron pruebas e indicios de que habían participado en la trama de sobornos utilizados para firmar importantes obras públicas durante años.

Mobiliario quemado por algunos exhaltados durante las protestas / Getty

La pasada semana, el escándalo se cernió definitivamente sobre la figura del presidente, que en unas grabaciones realizadas por el empresario Joesley Batista autorizaba a seguir pagando al expresidente de la Cámara Eduardo Cunha para mantener silencio sobre las investigaciones. El Supremo aceptó la prueba y abrió una investigación.

Temer reaccionó negando la mayor y denunciando la manipulación del audio, así como reiteró enérgicamente que no renunciaría.

Pero gran parte de las calles brasileñas no se lo tragan y están reaccionando con virulencia.

https://oglobo.globo.com/brasil/video-policiais-atiram-na-direcao-de-manifestantes-em-brasilia-21389153

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar