PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La policía arresta a más de 1.200 personas en manifestaciones contra Putin

H

 

Alexei Navalny, organizador de las protestas, ha sido condenado a 30 días de cárcel

Margaryta Yakovenko

13 Junio 2017 11:44



Miles salieron ayer a las calles. Y cientos han sido arrestados. Se contabilizan más de 700 personas detenidas en Moscú y al menos otras 500 en San Petersburgo aunque la cifra podría subir a más si se tienen en cuenta las detenciones en otras ciudades.

¿Su delito? Protestar contra el Gobierno ruso, el presidente Vladimir Putin y la corrupción del país en unas marchas convocadas por el opositor Alexei Navalny durante el 12 de junio, el Día de Rusia.

Navalny, por cierto, también fue arrestado media hora antes del comienzo de las manifestaciones. Lo publicaba él mismo en Twitter y después la policía confirmaba que el que destapara la corrupción del primer ministro Dmitriy Medvedev hace dos meses ahora debe pasar otros 30 días entre rejas por "violar el orden público" con la convocatoria de la manifestación.




¡Feliz Día de Rusia!

Las imágenes tomadas durante las protestas demuestran que la policía actuó con una violencia brutal. De nuevo, entre los detenidos hay un gran número de adolescentes que también son el grueso de los manifestantes de los que acudieron a las protestas, que según el Ministerio del Interior no superaron las 8.000 personas entre las dos principales ciudades. La mayoría de ellos no han conocido otro liderazgo que el de Putin, que lleva desde el 2000 gobernando Rusia.




Durante las manifestaciones se escucharon gritos de "¡Putin es un ladrón!" y se vieron pancartas exigiendo explicaciones al primer ministro Dmitri Medvedev. En marzo, Navalny descubrió en un documental la trama corrupta que rodea a Medvedev, evidencias de sobornos y la larga lista de propiedades que el primer ministro tiene en su patrimonio. Su publicación supuso la muestra más evidente del enorme contraste entre el nivel de vida de las élites y de la población.

Sin embargo, esas mismas élites se negaron ayer a darle importancia a las manifestaciones. La televisión estatal ignoró las protestas centrándose en retransmitir un discurso de Putin.

"La fuerza del Estado se ha reducido a la estabilidad política, la unidad de propósitos y la consolidación del país", pronunciaba Putin mientras miles pedían su dimisión. Mientras cientos eran arrestados por no tener la misma unidad de propósitos.

share