Actualidad

La tragedia del oso polar que malvive en un recinto pensado para hacerle fotos

Tirado, con la mejilla pegada al suelo y la mirada perdida, el oso es la viva imagen de la desesperanza

El oso polar está tirado en el suelo, cansado de no hacer nada, triste por no vivir en libertad e indiferente ante los ojos curiosos de aquellos que le hacen fotos.

Se trata del día a día de este animal que vive en un pequeño recinto del Grandview Aquarium, situado en un centro comercial de la ciudad china de Guangzhou. Un recinto que no está diseñado para su bienestar, sino para que los visitantes puedan hacerle fotos.

Afortunadamente, la historia de este oso no está dejando indiferente a nadie. El grupo de activistas Animals Asian, está realizando una campaña para cerrar el acuario y acabar con la exhibición del solitario oso, condenado a pasar sus días en un espacio artificial, adornado por un suelo de cemento pintado de azul brillante, entre un fondo y una piscina del mismo color. Como si por hacerlo todo azul el lugar se asemejara al blanco paisaje característico de su casa.

El grupo de activistas Animals Asian está realizando una campaña para cerrar esta exposición que retrata la vida en soledad de este oso polar

"Este oso polar triste no tiene ningún escapatoria, ningún lugar en el que esconderse de las personas que le hacen fotos. No hay nada natural, ningún intento de crear un ambiente que satisfaga las necesidades para la vida de un oso", compartió el director de bienestar de los animales Animals Asia, Dave Neale, en el blog  'The Tragic Polar Bear that Suffers for Selfies'.

Desde su publicación, casi 300.000 las personas ya han firmado una petición para reclamar el cierre del acuario. Y es que el oso no es el único animal afectado. También alberga 6 ballenas blancas jóvenes, 5 morsas, un lobo y varios zorros árticos. Ninguno de ellos vive en las condiciones que debería.

Por suerte, las protestas del grupo activista han tenido cierta repercusión: fueron invitados a reunirse con el personal del acuario para ver las instalaciones juntos. En consecuencia, Neale admite que ya han observado algunos resultados.

"El día después de nuestra visita, siguiendo nuestras recomendaciones básicas, proporcionaron montones de nieve para los osos y ahora están iniciando un programa de enriquecimiento", dice Neale.

En este acuario también se albergan 6 ballenas blancas jóvenes, 5 morsas, un lobo y varios zorros árticos que no viven en las condiciones que deberían

Los activistas admiten que, por ahora, no pueden cerrar de inmediato el Grandview y que hay pocas probabilidades de liberar al oso polar y al resto de animales a corto plazo. Pero, mientrastanto, lo que sí pueden hacer es continuar luchando para mejorar sus condiciones de vida en el lugar en el que les ha tocado vivir.

Sin embargo, el ruido que el grupo ha generado ha dejado a muchos otros impasibles, ya que Neale asegura que "por desgracia, no se ha limitado el número de visitantes".

Seguramente, se trata aquellos que no se han detenido a hacer el mínimo ejercicio de empatía, de los que no han llegado a hacerse una simple pregunta como: ¿De qué forma me sentiría si despierto encerrado en un pequeño recinto, con mi mejilla reposando sobre el suelo y con decenas de animalitos haciéndome fotos?

[Vía CBC News y Animals Asia]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar