Actualidad

Este poeta birmano podría ir a la cárcel por un poema posteado en Facebook

Maung Saungkha fue detenido a raíz de un poema en el que sugería que tenía un tatuaje del presidente en el pene

Imagen de Naing Soe

En mi masculinidad descansa un retrato tatuado del señor presidente

Mi amada lo encontró después de que nos casáramos

Ella estaba completamente destrozada,

Sin consuelo.

Este pequeño poema se titula Imagen y fue publicado el pasado 8 de octubre en Facebook. Su autor era Maung Saungkha, un joven poeta birmano de 23 años y rasgos infantiles.

El post estaba destinado a ser uno más entre los millones de publicaciones que circularon ese día en Facebook, pero el azar le tenía preparada una sorpresa al joven Saungkha.

El director general de la oficina del presidente de Myanmar, Hmuu Zaw, leyó el poema. Zaw es un usuario muy activo en Facebook y rápidamente publicó una réplica al post en la que advertía que el autor de aquellas líneas debía estar preparado para asumir las responsabilidades que pudieran derivarse de su acción. Esa misma noche, la policía apareció en la casa de Saungkha con la intención de arrestarlo. El poeta huyó antes de que pudieran apresarlo.

A Maung se le acusa de de violar el artículo 66 de la Ley de Comunicaciones, que limita la "difamación online". Difamación por usar la palabra "presidente" en un contexto que se considera inapropiado. Este delito puede acarrear penas de hasta 3 años de prisión. Paralelamente, dos activistas fueron acusados por difamación al ejército debido a sendas publicaciones en Facebook.

Ahora, Maung Saungkha tendrá que demostrar ante un tribunal que no tiene un tatuaje del presidente de Maynmar en su pene.

La poesía ha jugado un rol fundamental dentro del activismo político de Myanmar. Saungkha ha sido durante los años de dictadura un reconocido activista pacifista y miembro de un grupo conectado al partido político de la premio Nobel de la paz, Suu Kyi. Sin embargo, todo indicaba que la abolición de la censura y el proceso de transición a la democracia —que parecía haber culminado el 8 de noviembre de 2015—, iba a facilitar el trabajo de aquellos dedicados a este arte.

Nada más lejos de la realidad.

“Pensaba que teníamos libertad de expresión, ahora estoy acusado por escribir un poema”, declaraba el poeta al conocer la noticia. Lo irónico de la situación es que hace tan solo unos años, en plena dictadura, Saunhkha habría podido publicar su poema bajo un pseudónimo en cualquier periódico local.

Este hecho parece demostrar que era más fácil moverse por donde no estaba permitido durante la dictadura que ahora con la democracia

El poeta continuó publicando poemas en Facebook desde su escondite.

Podéis detener a los poetas

Pero no los poemas

Nunca

El aumento de denuncias por difamación online se debe al crecimiento sorprendente del uso de Internet en Myanmar. Un país en el que hace unos años las tarjetas SIM eran un artículo de lujo, y que ahora experimenta el mayor crecimiento en usuarios de Internet de toda Asia.

En noviembre, el poeta tuvo la primera vista del juicio ante el tribunal de Shwe Pyi Thar. Maung Saungkha no estuvo solo. En la sala había un numeroso grupo de adeptos que portaban camisetas en apoyo al poeta. “La poesía es nuestro derecho”, decían.

Saungkha se muestra desanimado con la resolución del caso y acusa al gobierno birmano de estar robando su juventud

“Confío en que sean justos y me absuelvan. Sin embargo, no confío mucho ya que el gobierno cree que escribí el poema a propósito... Estoy preocupado porque solo tengo 23 años”, explicaba el poeta. “Debo continuar con mi educación y tengo muchas cosas que hacer relacionadas con la poesía. Siento que están oprimiendo mi juventud". 

El poeta ha argumentado en su defensa que en sus líneas no se precisaba el país del presidente a quien se alude. “Podría haber sido el presidente de EEUU o el de Afganistán”, se queja Saungkha. 

El autor asegura que su poema tuvo dos fuentes de inspiración. La primera, la parte I de la película Los Juegos del Hambre, cuyo villano se llama Presidente Snow. Por otra parte, el poeta pensó en los tatuajes con el rostro de líderes como Suu Kyi o Nelson Mandela.

“Nos tatuamos el rostro de aquellos que amamos en nuestro pecho o donde sea”, explicó Saungkha. “Así que, ¿por qué no tatuarnos los rostros de aquellos líderes que nos oprimen o que no nos gustan?”.

Saungkha aprovecha la polémica para lanzar un mensaje al gobierno de Myanmar. “Si tienen alguna idea de presentarse a las elecciones de 2020, deberían aprender cómo leer poemas”, dijo. “Si no tienen la capacidad de entender los poemas críticos de los ciudadanos o la mente de un poema, ellos no podrán ser elegidos otra vez”.

A lo largo de estos meses, las vistas del juicio se han ido sucediendo. Mientras, el poeta continúa en la cárcel, desde la que sigue escribiendo poemas. El último, uno sobre los largos días en prisión donde casi nada pasa.

Él sigue publicando sus poemas en Facebook, la misma red que el 8 de octubre le robó la libertad.

[Vía New Yorker, Irrawaddy]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar