Actualidad

Es transexual y podría llegar a presidenta del país más católico de Europa

Se llama Anna Grodzka, es polaca y podría ser la primera presidenta transexual del mundo

Tiene 60 años y quiere salir en los libros de Historia. Anna Grodzka, diputada del Partido Verde de Polonia, ha anunciado que se presentará a las elecciones presidenciales.

Hasta hace muy poco, Grodzka se dedicaba al mundo del cine y editorial. En 2010, cuando cumplió 58 años, decidió someterse a una operación de cambio de sexo. El año siguiente ganó su primer escaño en el parlamento, causando un gran revuelo.

Polonia es un país profundamente católico, con concepciones muy tradicionales de la sexualidad y los roles de género. Para muchos, es una especie de Texas europeo en el que la candidatura de Grodzka resulta especialmente sorprendente.

Por eso las próximas elecciones, previstas para el 10 de mayo, ya han provocado que muchos empiecen a contener el aliento: si la formación de la política transexual consigue el apoyo de los partidos minoritarios de izquierdas, podría llegar a ser presidenta.

Para añadirle más sal al asunto, como contrincante política tendrá a Magdalena Ogorek, de Alianza de la Izquierda Democrática, bautizada como la candidata “sexy” de la izquierda en el país.

Sin embargo, Grodzka no parece tener miedo: “Nuestro partido consiguió el 10% del voto nacional en la últimas elecciones generales, a pesar de que nuestras políticas incluyen la legalización del matrimonio gay, el aborto y la marihuana”, escribió en una columna para The Guardian.

Nacida en el país del Papa Juan Pablo II, Grodzka se declara anticlerical. Convertirse en un cargo público le ha supuesto un sacrificio a nivel personal, pues es víctima de burlas e intentos de acoso con asiduidad, pero dice que al final del día se siente feliz. 

En buena parte, ve su carrera política como una vía para mejorar las libertades y derechos de los transexuales, una comunidad que vive múltiples paradojas: "Somos muy visibles en la sociedad, y al mismo tiempo invisibles [...] como somos fáciles de identificar, somos fáciles de acosar".

Para Grodzka los derechos de minorías étnicas, homosexuales y personas con discapacidad se toman en serio, los de los transexuales no. "Incluso en comunidades de gays y lesbianas, que deberían ser nuestros aliados naturales, me siento a menudo como una torpe intrusa".

Si hay algo que esta política polaca ya ha conseguido, es que no sólo personas transexuales la vean como una buena representante: ha dejado de ser un chiste para convertirse en una peligrosa rival, en una candidata que se hace escuchar.

Cabe preguntarse si en España, o en cada uno de nuestros países, una figura como Anna Grodzka podría haber alcanzado el parlamento. Parece que en el Este europeo, también en Rusia, fuertes corrientes liberales que se oponen al establishment y a las tendencias ultraconservadoras están avanzando, y no las estamos viendo venir.

Cabe preguntarse si en España, o en cada uno de nuestros países, una figura como Anna Grodzka podría haber alcanzado el parlamento

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar