Actualidad

La inyección de gas en Castor fue la causa de más de 500 terremotos en Castellón

Un informe presentado por el MIT confirma que la perforación del lecho marino para almacenar gas ha supuesto un desastre medioambiental

Getty

Un fiasco en todos los sentidos: político,social, económico y medioambiental. La construcción de Castor, un depósito artifical de gas natural en aguas del Mediterráneo, al Norte de Castellón y al Sur de Tarragona (España), no solo ha supuesto un daño para el terreno o para la seguridad de los vecinos, sino que ha supuesto un gasto de más de 1.700 millones de euros. Desmontarlo podría costar hasta 300 millones de euros, según explicó en 2014 el Síndic de Greuges, la entidad que representa a los ciudadanos en Cataluña.

La plataforma, destinada a almacenar debajo del lecho marino una cantidad de gas natural equivalente al consumo total de España durante 17 días, tenía el objetivo de cubrir puntas de consumo o interrupciones del suministro. Se aprobó en 2008, bajo el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero con una cláusula que autorizaba la concesión administrativa por 30 años.

El almacén se construyó en 2012 pero está paralizado desde 2013 por la serie de contínuos seísmos que se produjeron desde que comenzó a inyectarse el gas. En 2014 el Gobierno pagó a la promotora del proyecto Escal UGS SL (controlada en un 66,7% por ACS, empresa cuyo mayor accionista es Florentino Pérez, presidente también del Real Madrid) los más de 1.461 millones de euros que costó el proyecto y se quedó con el silo. La factura fue sumando hasta superar los 1.700 millones. Enagás se hizo cargo de las instalaciones en 2014 y las dejó, por orden del Gobierno, en situación inactiva.

Finalmente hoy, el informe encargado por el Gobierno al MIT (Massachusetts Institute of Techcnology), ha confirmado que los más de 500 seísmos producidos se deben a las inyecciones de gas. En 2014 el Instituo Greográfico Nacional aseguró que había una relación directa entre los terremotos y el almacén de gas producida por una falla.

El informe, recogido por el diario El País, confirmaba que la inyección de gas había acelerado un proceso de seísmos con acumulación de esfuerzos, ya existente en la zona y que no estaba previamente caracterizado. El almacén de gas, que aprovecha un antiguo yacimiento petrolífero a 1.700 metros de profundidad, está construido sobre esta falla y la utiliza como parte de su estructura, a modo de sellado del almacenamiento.

De momento el ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha confirmado que la plataforma no volverá a reabrir pero no ha asegurado que se vaya a desmontar la estructura.

[Vía El País]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar