Actualidad

¿En qué ha quedado la famosa cumbre del cambio climático de París?

¿Se acuerdan de la cumbre de París de 2015, aquella en la que personalidades y países de todo el mundo se reunieron para arreglar el cambio climático? Estos días algunos países europeos andan reunidos y parece que lo que se dice allí dentro no es tan optimista… 

El año pasado tuvo lugar la cumbre del clima de París donde se llevaron a cabo grandes promesas para frenar el cambio climático. Sin embargo, ahora que la Comisión Europea ha repartido los objetivos entre todos los países, los gobiernos aseguran que alcanzarlos no será para nada fácil, según afirma hoy la web Politico.

Los países más ricos de la UE son los que están más molestos con las medidas que pretenden reducir en un 30% las emisiones para 2030. ¿La razón? Muchos no están dispuestos a asumir el golpe económico derivado de reducir las emisiones. O como ha expresado el ministro de Medio Ambiente de Finlandia, "está siendo más duro de lo que pensábamos".

Los países más ricos de la UE son los que están más molestos con las medidas que pretenden reducir en un 30% las emisiones para 2030. ¿La razón? Muchos no están dispuestos a asumir el golpe económico derivado de reducir las emisiones.

Además, el Brexit ha complicado aún más la situación. Al ser Reino Unido uno de los países a la cabeza en las reducciones de CO2, cuando los británicos abandonen la UE los demás miembros tendrán que hacer aún más recortes para cuadrar los porcentajes. Así pues, con el Brexit España tendrá que reducir sus emisiones en un 1,7% más de lo propuesto hace unos meses.

Debido a la enorme brecha económica e industrial que existe entre algunos países miembro de la Unión, no todos deben cumplir los mismos objetivos. Bulgaria, el país más pobre de la UE, incluso puede contaminar un 1,5% más.

Otros países como Irlanda, Dinamarca, Lituania o Letonia tienen más flexibilidad por ser ricos en bosques. Sin embargo, países ricos como Luxemburgo y Suecia deben reducir sus emisiones en un 40% entre 2021 y 2030.

El comisario de energía, Miguel Arias Cañete asegura que a pesar de las quejas de algunos miembros, los objetivos son "justos, realistas y flexibles". "Cuando uno tiene objetivos nacionales vinculantes, es muy difícil que los 28 países estén contentos con ellos. Lo importante es que el objetivo es equilibrado y justo", aseguró el comisario.

El Brexit ha complicado aún más la situación. Siendo Reino Unido uno de los países a la cabeza en las reducciones de CO2, una vez que se vaya los demás miembros tienen que hacer aún más recortes para cuadrar los porcentajes.

Por otro lado, al descontento de los países que más tienen que reducir sus emisiones se suman también las quejas de los grupos ecologistas. El colectivo opina que las propuestas no son suficientemente ambiciosas para alcanzar el propósito final y que para el 2030 las emisiones se deberían reducir en un 40-45% y no en un 30%.

[Vía Politico]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar