PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La odisea del periodista que busca justicia para los bebés robados

H

 

Gerry Hadden investiga a fondo el crimen que se perpetró en España durante medio siglo

Alba Muñoz

27 Octubre 2014 13:25

“Imagina el estadio de los Yankees completamente lleno (50.000 personas). Ahora imagina cinco veces más personas, todas robadas al nacer y vendidas en adopción, sus actas de nacimiento falsificadas para cubrir el crimen”. Con esta comparación el periodista estadounidense Gerry Hadden intenta que sus conciudadanos visualicen lo que supuso el secuestro sistemático de bebés en España durante más de medio siglo. El origen de este crimen fue político: el régimen de Franco, apoyado por la Iglesia, quiso dificultar que las mujeres republicanas criaran a sus propios hijos. Para ello, médicos, enfermeras, monjas, curas y funcionarios empezaron a robar cientos de recién nacidos. Al principio lo hacían a la fuerza, y las madres que se atrevían a protestar eran encarceladas o fusiladas.

Tiempo después, escribe Hadden, este crimen político se convirtió en un negocio muy rentable que duró hasta la década de los 90: “En los años 50, la ‘Amenaza Roja’ terminó, pero los robos continuaron porque los perpetradores se dieron cuenta que podían ganar mucho dinero. Los ladrones, figuras de autoridad que gestionaban las clínicas de maternidad, aprendieron a ir a por las mujeres jóvenes y vulnerables, contándoles que sus recién nacidos habían muerto. […] A las que protestaban se les amenazaba con el manicomio. A veces se les enseñaba un feto congelado para disipar sospechas”.

Hoy existen las pruebas de ADN y la dictatura de Franco queda lejos, pero el Estado sigue sin prestar su apoyo a las víctimas que piden que se investigue: “El argumento del gobierno es que han pasado demasiados años, los crímenes han prescrito. Actualmente hay más de 3.000 casos en los tribunales, muchos con pruebas condenatorias, pero se archivan uno tras otro”, argumenta el periodista.

Tanto activistas y abogados, como las propias víctimas, sólo confían en la repercusión internacional para conseguir justicia. Hadden, que cubrió el asunto para la BBC, también cree que es la única esperanza. Por eso ha iniciado una campaña de crowdfunding que le permita finalizar su gran investigación (necesita 19.000 euros). El libro, que se titulará The Theft of Saint Raymond’s Babies y tendrá traducción al español, ya tiene una editorial neoyorquina a la espera, The New Press.

Hadden necesita realizar más de treinta viajes por toda la península y poder sobrevivir mientras investiga: “Esto tiene toda la pinta de ser la trama de tráfico de bebés más grande de los últimos tiempos, pero necesito ayuda para sacar la historia”. Su compromiso con las víctimas es indudable: "Hay un desafío en este proyecto, hacer que los responsables de todo esto hablen, ya sea un médico, una enfermera jubilada, una monja arrepentida o un funcionario. Esta historia va a salir a la luz con o sin el consentimiento de los culpables".

share