Actualidad

150.000 pingüinos han muerto en la Antártida en 5 años. ¿Qué ha pasado?

Una tragedia que podría detenerse

Las cifras dibujan un panorama desolador. En 2010, la población de pingüinos adelaida asentada en el cabo Denison, en la entrada de la bahía de la Commonwealth, ascendía a 160.000 criaturas. A finales de 2014, la cifra había caído a 10.000. ¿Qué demonios está pasando en esa zona rocosa de la Antártida?

En la superficie, esa ola de fallecimientos responde a un hecho aparentemente azaroso: los pingüinos adelaida han visto cortado su acceso al mar por culpa de un enorme trozo de hielo. O más que cortado, dificultado. Hasta el punto de que lo que antes era un paseo feliz de pocos metros se ha convertido en una aventura extenuante entre la vida y la muerte.

Imagina que cada vez que necesitaras comida tuvieras que caminar durante varias horas hasta llegar al supermercado más cercano. Así un día tras otro. Pues algo así es lo que está pasando en Denison.

En 2010, la población de pingüinos adelaida asentada en el cabo Denison, en la entrada de la bahía de la Commonwealth, ascendía a 160.000 criaturas. A finales de 2014, la cifra había caído a 10.000

Tal y como explica un artículo recientemente publicado en Antartic Science, l a culpa de todo la tiene un gigantesco iceberg. Una gran masa de hielo flotante del tamaño de Luxemburgo.

Tradicionalmente, los fuertes vientos que soplan en el cabo Denison se habían ocupado de mantener los trozos de hielo desprendidos del casquete glaciar lejos del litoral, manteniendo una sección de costa abierta al agua en la que los animales podían encontrar alimento con facilidad. Pero eso cambió con la llegada de B09B, una gran montaña de hielo flotante de unos 100 kilómetros cuadrados.

El iceberg se fue a encajar en la bahía a finales de 2010. Desde entonces, su masa y su fuerza se han ocupado de aplastar más y más trozos de hielo flotante contra la costa, convirtiendo lo que era mar en una gran masa helada.

Por culpa del iceberg, los pingüinos se ven obligados a recorrer hasta 60 kilómetros sobre la superficie de hielo para llegar hasta el mar. Muchos no sobreviven a ese viaje

En el artículo, los investigadores explican que, por culpa de ese encajamiento, los pingüinos se han visto obligados a recorrer hasta 60 kilómetros sobre la superficie de hielo para llegar hasta el mar. Antes eran apenas unos metros.

A consecuencia de la dureza de ese trayecto, muchos están falleciendo, bien por cansancio, bien por desnutrición.

Los investigadores hablan de “cientos de huevos abandonados” y terrenos “cubiertos de cadáveres de polluelos congelados”. Y advierten: si nada cambia, los pingüinos podrían desaparecer de la zona de aquí a 20 años.

Para los responsables del estudio, los hallazgos tienen “implicaciones importantes” para la fauna en la zona Este de la Antártida.

A medida que el planeta se calienta, vamos a tener más hielo derritiéndose. La realidad es que cada vez vamos a ver más icebergs desprendiéndose de la Antártida y encajándose en la línea de la costa, haciendo que algunas de las colonias animales tengan que recorrer distancias cada vez mayores para sobrevivir”.

A nosotros nos preocupa que nuestras ciudades acaben inundadas por culpa de la subida del nivel del mar. Para otros la amenaza es la contraria, una costa que se aleja, un mar que desaparece. Dos caras de un problema que nos afecta a todos.

Loading the player...

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar