PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Gigantescas cúpulas de gases tóxicos amenazan con explotar en el océano Ártico

H

 

Los gases que contienen son 39 veces más contaminantes que el CO2

A.O.

06 Junio 2017 13:28

Bajo el mar de Barents (Ártico) está burbujeando metano que sale desde cúpulas submarinas que amenazan con explotar sin aviso. Los estallidos en el fondo marino liberarían depósitos del gas almacenado durante decenas de miles de años y que ahora el cambio climático podría liberar a la atmósfera. Además del impacto en el aire, esas explosiones nocivas se traducirían en inmensos cráteres en el fondo oceánico.

"El mar de Barents es uno de los sitios de filtración de metano más activos que hemos mapeado en el Océano Ártico. Algunas de estas llamaradas de metano se extienden casi a la superficie del mar", advierte Pavel Serov, investigador del Instituto del Ártico y autor principal del estudio.

Esas enormes chimeneas submarinas que se levantan son reliquias de hidratos y metano de la última era glacial que aún no han colapsado. Durantes miles de años, capas de hielo de 2 km de espesor mantuvieron al gas preso. Pero hace 17.000 y 15.000 años atrás, cuando el clima comenzó a calentarse, el techo de hielo protector desapareció.

Algunos de los pingos -como se conoce a las formaciones del gas empuja hacia arriba el fondo marino- terminaron estallando hace 12.000 años. Al sur de las actuales cúpulas, se ubican los cráteres submarinos de ese evento.

Si las chimeneas de gases tóxicos que ahora preocupan aguantaron fue porque se encuentran a 20 metros a más profundidad y las bajas temperaturas y las altas presiones que hay a 390 metros del nivel del mar los estabilizaron. "Pero un cambio relativamente pequeño en la temperatura del agua puede desestabilizar estos hidratos con bastante rapidez", recuerdan los científicos.

El Ártico se está calentado dos veces más rápido que el resto del planeta. Las fugas del metano que retiene se temen porque es un gas casi 36 veces más contaminante que el CO2.

La imagen de esas chimeneas recuerda a las 7.000 gigantescas burbujas de gases nocivos que están inflando el suelo de Siberia. Pero en este caso se encuentran bajo el agua. No sería buen síntoma que ni unas ni otras se derrumbaran.

Imagenes de las gigantescas burbujas que han emergido en Siberia.

Algunas ya han explotado

[Vía Science Alert]

share