PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

'Pilares de luz', el hipnótico fenómeno óptico que alumbra el cielo en las noches de invierno

H

 

No te asustes, no son ovnis descendiendo a la Tierra

astrid otal

09 Enero 2017 15:31

No te asustes: aunque pueden parecer los haces de luz de ovnis a punto de tomar tierra en nuestro planeta, esas coloridas columnas de luz que puedes ver en las imágenes son un fenómeno natural relativamente común en ciertas zonas urbanas durante las noches más gélidas de invierno

Con la llegada de la temporada fría, cada año comienzan a aparecer fotografías que capturan estas maravillas en diferentes lugares del mundo. El espectáculo que ven incrédulos nuestros ojos consiste en un efecto óptico producido gracias a las luces artificiales y a unos cristales de hielo presentes en la atmósfera.



Cuando se dan temperaturas muy bajas, las nubes presentes a kilómetros de altura, que contienen diminutos cristales planos y hexagonales, bajan hasta quedar a unos pocos cientos de metros del suelo.

Cada cristal de hielo actúa como un pequeño espejo. Los focos o las farolas que iluminan las calles pasan a reflejarse en ellos irradiándose verticalmente la luz. Como son millones de cristales los que flotan en al atmósfera a distintas alturas, en lugar de un hilo o solo un punto de luz, se forman visibles columnas.



Estos destellos se aprecian mejor cuando uno sale a las afueras de las ciudades. En medio de la oscuridad, mirando a las casas que hemos dejado atrás, se divisan los pilares luminosos que llegan desde el pavimento al cielo, siempre y cuando no sople el viento.

En Alaska, Nueva York, Canadá y otras zonas con temperaturas muy bajas en invierno el avistamiento de los llamados 'pilares de luz' suele ser frecuente, pero a veces también se da en coordenadas más remotas. Hace pocas semanas, por ejemplo, ocurría esta fenómeno a 30 kilómetros de una ciudad de Irán debido a que en el desierto también descienden drásticamente las temperaturas.



Por muy impresionante qe pueda resultar su visión, los pilares de luz revelan una cara B que no nos deja en buen lugar. Como declara el físico Les Cowley a The New York Times, "aunque parezcan bonitos, son también una muestra de que alguien, en alguna parte, debería mejorar su iluminación. Podríamos llamarlos pilares de contaminación ligera, para referirnos a ellos en términos medioambientales".

Las bonitas escenas se deben, en parte, a la nefasta contaminación lumínica.


share