Actualidad

Por qué ser verdaderamente vegetariano es sencillamente imposible

El profesor de filosofía Andrew Smith quiere cambiar tu punto de vista sobre el hecho de alimentarte solo de verde

No te engañes, es imposible ser vegetariano. Por muchas lechugas, tomates y arroz que comas, por mucha leche de soja que bebas, nunca serás una persona totalmente vegetariana. Nunca te librarás de la carne.

Esta es la hipótesis que sostiene Andrew Smith, profesor adjunto de filosofía de la Universidad de Drexel. Smith, en su libro titulado Una crítica a la defensa moral del vegetarianismo, sostiene que, quieras o no quieras, al consumir verduras estás consumiendo carne.

Esta radical teoría, que podría parecer totalmente inconcebible, tiene sin embargo unas premisas rebuscadas pero lógicas.

A continuación seleccionamos algunos de sus argumentos, expuestos por él mismo en un reciente artículo para I Fucking Love Science.

“Las plantas constituyen la base de toda cadena alimentaria. Las plantas utilizan la luz solar disponible para convertir el agua del suelo y el dióxido de carbono de la atmósfera en glucosa, la cual les da la energía que necesitan para vivir”.

“A diferencia de las plantas, los animales no pueden sintetizar su propio alimento. Sobreviven al comer plantas u otros animales. Claramente, los animales comen plantas. Lo que no está tan claro es que las plantas también comen animales”.

[...]

“Una propiedad transitiva dice que si uno de los elementos en una secuencia se relaciona de una manera determinada con un segundo elemento, y el segundo elemento se relaciona de la misma manera con un tercero, el primer y el tercer elemento se relacionan también de la misma manera”.

“Las plantas adquieren los nutrientes del suelo, el cual está compuesto, entre otras cosas, de los restos de plantas y animales en descomposición. Por lo que incluso aquellos que asumen que subsisten únicamente a base de una dieta basada en plantas, la realidad es que comen restos de animales también”.

“Es por ello por lo que es imposible ser un vegetariano real”.

“Para que conste en acta, he sido vegetariano durante 20 años y casi vegano durante 6. No estoy en contra de estas prácticas de alimentación. Pero, por ejemplo, muchos vegetarianos citan la sensibilidad de los animales como una razón para abstenerse de comerlos”.

“Pero hay buenas razones para creer que las plantas son sensibles también. En otras palabras, son muy conscientes y sensibles a su entorno y responden tanto a las experiencias agradables como a las desagradables”.

“Si no me cree, solo tiene que echar un vistazo a la obra de científicos como Anthony Trewavas, Stefano Mancuso, Daniel Chamowitz y František Baluška. Ellos han demostrado que las plantas comparten nuestros 5 sentidos y tienen algo así como 20 más”.

“Tienen un sistema de procesamiento de información hormonal que es homólogo a la red neuronal de animales. Muestran signos claros de autoconsciencia e intencionalidad. Incluso pueden aprender y enseñar”.

[...]

“También es importante ser consciente de que el vegetarianismo y el veganismo no siempre son ecológicos. Solo hay que pensar en la huella de carbono de su café mañanero o la cantidad de agua necesaria para producir las almendras que se toma como aperitivo por la tarde”.

[...]

“Sospecho que algunos biólogos pueden responder: en primer lugar las plantas no comen realmente porque la alimentación implica la ingestión, a través de la masticación y la deglución, de otras formas de vida”.

“El punto es que las plantas ingieren dióxido de carbono, luz solar, agua y minerales que luego se utilizan para construir y sostener sus cuerpos. Las plantas consumen en la medida que producen, y no se preocupan del origen de los minerales que adquieren”.

“Vamos a tener que ver nuestra relación con la comida de una manera diferente: teniendo en cuenta el hecho de que somos parte de una comunidad de seres vivos, plantas y animales, que habitan el lugar del que hemos hecho nuestro hogar”.

[...]

“Somos comedores, sí, pero también somos comidos. También formamos parte de la cadena alimentaria y el bienestar de cada uno depende del bienestar de todos”.

“Toda la vida está unida en una compleja red de relaciones de interdependencia entre los individuos, especies y ecosistemas enteros. Cada uno de nosotros toma prestados, utiliza y devuelve nutrientes. Este ciclo permite que la vida continúe”.

“La ecologista, activista y académica indígena Melissa Nelson considera: ‘los huesos de nuestros antepasados se han convertido en suelo, en el suelo crece nuestra comida, la comida alimenta nuestros cuerpos y nos convertimos literal y metafóricamente en nuestras tierras y territorios’”.

“Eres bienvenido a estar en desacuerdo conmigo. Pero es probable que merezca la pena tomarse un tiempo para digerir esto”.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar