Actualidad

La perversión bordada para niñas rebeldes

La artista estadounidense Alaina Varrone recupera el arte del bordado para crear sus escenas viciosas

La clase de bordado está a punto de comenzar, la profesora tiene un delantal rosa y todo huele a flores. Las alumnas, colegialas monísimas, llegan a sus pupitres y sacan las agujas, los dedales, los delicados ovillos de miles de colores y, al ritmo que marca su tutora, comienzan a bordar arriba y abajo hasta componer preciosas figuras de ciervos, gatos, mensajes amorosos a mamá y otras cursiladas. De entre todas las niñas, podemos imaginar a una un poco más oscura, se llama Alaina y no es como las demás, ni quiere serlo. La profesora se acerca a ella, se asoma a sus pequeñas creaciones, mira con asombro y lanza un grito de horror.

Sea real o no esta historia, lo que sí es cierto es que Alaina Varrone ha creado una serie de figuras perversas absolutamente delirantes. Varrone ha dado la vuelta a las clases de costura. Ha reinventado el nombre de “bordadora” y ha asombrado al mundo del arte con sus imaginativas, sangrientas y brutales obras. Punk para niñas pequeñas. Hilo para mandar a tomar viento a las costumbres sexistas del sistema educativo. Y fuego, para mantener vivo el sexo del mundo. Pero también rabia, para mantener vivo y joven el arte.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar