Actualidad

Corea del Sur ha iniciado una caza de brujas contra militares homosexuales

Según el código penal militar, las relaciones entre soldados del mismo sexo se consideran una "conducta vergonzosa" similar al abuso sexual

 GETTY

En Corea del Sur ser homosexual no es un delito. A menos, claro está, que pertenezcas a su ejército. En ese caso, te arriesgas a penas de prisión que llegan hasta a los 2 años si se descubre tu tendencia sexual.

Esto ha provocado que en los últimos meses varios grupos de defensa de los Derechos Humanos hayan puesto el foco en esta problemática y empezado a denunciar  una “caza de brujas homófoba” por parte de las autoridades militares surcoreanas.

La prohibición de mantener relaciones con personas del mismo sexo se ampara en el artículo 92-6 del código penal militar, que se refiere a las relaciones del mismo sexo entre los soldados como una “conducta vergonzosa” similar al abuso sexual.

Esta persecución empezó a principios de este año con la publicación en las redes sociales de un vídeo que muestra a varios soldados varones manteniendo relaciones sexuales. Y desde entonces, más de 32 soldados han sido acusados por homosexualidad, según cifras recogidas por las organizaciones de Derechos Humanos.

Además, muchos de ellos han sido “cazados” mediante apps de citas homosexuales, según denunciaba a finales de abril el Centro Militar de Derechos Humanos de Corea del Sur (MHRCK). El organismo publicó una investigación en el que destapaba que el general Jang Jun-kyu, jefe de personal del Ejército de Corea del Surm había ordenado el rastreo de apps gays para encontrar a militares gays. Además, el ejército habría elaborado una lista de homosexuales de aproximadamente 40-50 hombres.

En los últimos meses varios grupos de defensa de los Derechos Humanos han puesto el foco en esta problemática y empezado a denunciar lo que ellos consideran una “caza de brujas homófoba” por parte de las autoridades militares surcoreanas.

A finales de mayo un soldado surcoreano, cuya identidad ha permanecido en el anonimato, era condenado a 6 meses de cárcel y a suspensión de su empleo por presentar conductas homosexuales. “Esta condena injusta debe ser revocada inmediatamente. Nadie debe ser perseguido por motivos de orientación sexual, Su actividad o identidad de género. Lo que cuenta es su servicio no su sexualidad “, explicó en un comunicado Roseann Rife, directora de Investigación de Asia Oriental de Amnistía Internacional.

“El presidente Moon Jae-in necesita enviar un mensaje inequívoco de que no se tolerará la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género, incluso en el ejército”, continuó Roseann Rife.

“Ya es hora de Corea del Sur derogue esta disposición arcaica y discriminatoria en el código penal militar, y lleguen los derechos para lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales e intersexuales”, finalizó.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar