PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Estas ilustraciones muestran el lado más perruno de los perros

H

 

Torpeza, gula, pereza y otros motivos para amar a estos animales

Félix Bahía

15 Enero 2015 10:01

Hace unos años, los perros me daban completamente igual. De hecho, la mayoría de ellos me parecían pesados, dependientes y sucios; cuando me saltaban al regazo, me apartaba, incomodado e invadido.

Sentí esta aversión hasta que empecé a convivir con un galgo tímido y asustadizo que, como tantos otros galgos, había sufrido la crueldad humana. Tuve que enseñarle a revolcarse en la tierra, a destrozar zapatillas y a pedir comida; tuve que enseñarle a ser un perro. Ese proceso me enseñó a valorarlos: precisamente lo que más me molestaba de los perros se iba convirtiendo en amor. Ahora, cuando me saltan al regazo yo les rasco las orejas.

El ilustrador Rupert Fawcett me ha tocado el alma porque representa justo ese carácter más travieso y torpe, el lado más perruno de los perros. Por ejemplo, en la serie de dibujos sobre "cosas que no se les dan bien a los perros". En sus ilustraciones aparece también el dueño, víctima de todas las travesuras y, a la vez, un mesías espiritual.

Como en la vida misma, los perros que dibuja Fawcett son de dimensiones y razas dispares, pero nunca paran de pedir comida y atenciones. Como en la vida misma, los dueños les dan todo lo que piden.  










El lado más torpe, travieso y hambriento de los perros es el que nos hace quererlos.



share