PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Acaban de descubrir que el secreto de que tu perro te quiera está en sus genes

H

 

Un estudio encuentra que a diferencia de los lobos poseen una condición genética que busca contacto social

PlayGround

20 Julio 2017 16:51

Getty

Los perros se han convertido en los mejores amigos. Peludos, sí, pero amigos. Aunque su forma de decir hey!, colega sea a base de babosos lametazos en la cara y a veces brinquen excesivamente sobre nosotros.

Un grupo de científicos de la Universidad de Oregón y de Princeton han querido indagar sobre qué es lo que se esconde detrás de ese comportamiento tan friendly y han hallado una posible explicación en sus genes. Comparten una similitud genética con las personas diagnosticadas de síndrome de Williams-Beuren, un trastorno que implica problemas de salud pero que su rasgo psicológico es la hipersociabilidad. La exhibición extrovertida hasta con desconocidos.

via GIPHY

La idea era que hace decenas de miles de años, algunos lobos menos feroces comenzaron a rastrear presas para los cazadores. Estos lobos que no hacían de los humanos su merienda, posiblemente comenzaron a ser alimentados y cuidados hasta que la evolución los llevó a convertirse en los actuales perros.

"Alguna vez se pensó que, durante la domesticación, los perros habían desarrollado una forma avanzada de cognición social que los lobos carecían. Esta nueva evidencia sugeriría que los perros en su lugar tienen una condición genética que puede conducir a una motivación exagerada para buscar contacto social en comparación con los lobos", afirma la científica Monique Udell que ha codirigido el estudio junto con la bióloga Bridgett vonHoldt.

via GIPHY

Se realizaron dos pruebas con 18 perros y 10 lobos cautivos más sociales. Una consistió en abrir una caja con salchichas dentro en dos minutos, con y sin gente delante. Con gente, los lobos seguían mirando a las salchichas mientras que los perros se quedaban más rato mirando a los humanos. En la segunda prueba, la personas participantes en el estudio tenía que llamarles para que se sentaran con ellos y, después, ignorarles. Perros y lobos acudían, pero solo tendían a permanecer al lado los perros.

Si ambos desempeñan bien tareas de cognición social, "la verdadera diferencia está en la persistencia del perro mirando a la gente y el deseo de buscar la proximidad", manifestó Urdell. "A ellos realmente no les importa la tarea, están interesados en la persona".

via GIPHY

En el artículo explican que no han encontrado un 'gen social', sino un componente genético en los genes GTF2I y GTF2IRD1 que "configura la personalidad del animal y ayudó a domesticar a un lobo salvaje en un perro". Recuerdan que los genes no son deterministas y que existen otros factores que juegan su rol. No será lo mismo un perro criado en un hogar de amor y en otro con maltrato.

share