PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Un perro negro para luchar contra la depresión

H

 

La Organización Mundial de la Salud ha creado un cortometraje animado con el que intenta concienciar sobre la gran plaga del siglo XXI

PlayGround

30 Marzo 2016 11:05

La depresión es una enfermedad que afecta a 350 millones de personas en el mundo y una de las principales causas de discapacidad. Sin embargo, no siempre es fácil identificarla.

Quizás por eso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha financiado un vídeo educativo que responde al título, muy descriptivo, de Yo tengo un perro negro, su nombre es depresión.

El filme fue escrito e ilustrado por Matthew Johnstone, un hombre que lleva 20 años luchando contra la depresión y ha publicado un libro con el mismo nombre. Matthew utiliza la metáfora del perro negro. Según se cree, era así como llamaba Winston Churchill a su cuadro depresivo.


Loading the player...


La depresión es como un chucho negro que cuando aparece te hace sentir vacío, triste y te hace parecer más viejo, más cansado, sin apetitos, desmotivado.

El perro negro quita el hambre, mastica la memoria e impide concentrarse. Hace que sea necesaria una fuerza sobrehumana para encontrar sentido y concentrarse hasta en la tarea más simple.

Matthew habla del estigma de la depresión, de la vergüenza y la culpa que, inconscientemente, arrastran los enfermos.



El vídeo explica algo muy importante: la depresión no es sentirse un poco triste o abatido, sino totalmente vacío y desprovisto de sentimientos.

Y ofrece soluciones. Lo primero que hay que hacer si se padece depresión es buscar ayuda profesional. Ese es el punto de inflexión y primer paso hacia la recuperación. También hay que tener en cuenta que esta enfermedad no se cura con píldoras mágicas sino con mucho trabajo y terapia.

Al final, el perro negro nos ofrece una valiosa lección. La depresión será siempre parte de tu vida, pero con paciencia, disciplina y humor se puede conseguir que el perro negro deje de ser la bestia que era. 




share