PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La app que permite puntuar a los hombres: ¿empoderamiento femenino o arma de venganza?

H

 

Conoce a Lulu, la pesadilla del hombre soltero

Jordi Berrocal

10 Marzo 2014 11:45

Uno de los síndromes que nos ha traído Internet es el del consumidor informado. Gracias al afán de los usuarios por compartir opiniones, podemos indagar en toda clase de variables antes de tomar cualquier decisión. ¿Necesitamos escoger un hotel para nuestra escapada de fin de semana? Ahí está Trip Advisor. ¿Queremos saber si esa película que nos han recomendado realmente vale la pena? Ahí está IMBD. Y así hasta el infinito.

Pues bien, gracias a la app Lulu, ahora las mujeres pueden aplicar el mismo procedimiento para escoger con quién se van a la cama.

Lulu fue lanzada en febrero de 2013 y desde entonces se ha convertido en la peor pesadilla de los hombres solteros. Descrita como un “Yelp para hombres”, permite que las mujeres puntúen de forma anónima todos los hombres de su entorno para que el resto de usuarias puedan contrastar sus cualidades como amante antes de una cita.

Basta con que una chica se registre a través del perfil de Facebook para que tenga acceso a los perfiles de todos sus contactos masculinos en la red social. La app permite ver la nota media de los hombres y hacer reseñas respondiendo en quiz con respuestas pre-establecidas. Para señalar sus defectos, por ejemplo, se pueden utilizar hashtags como #ObsessedWithHisMom, #WanderingEye o #MeanToMyDog.

Como tantas apps de éxito, Lulu se basa en llevar al mundo virtual situaciones del mundo real. En este caso, las conversaciones entre amigas alrededor de la mesa de un bar. Tanto el lenguaje que utiliza la app como lo que se comenta en ella no difiere demasiado de lo que se puede escuchar en las “noches de chicas”. Pero su condición de expositor virtual invita a la controversia.

Para muchos, Lulu no es más que una nueva forma de venganza para mujeres despechadas. Una herramienta para recuperar el poder en Internet en la era de la pornografía de revancha. Una manera de degradar a un amante infinitamente más sutil que colgar fotografías de tu ex pareja desnuda en la red.

Pero el éxito de Lulu también encierra una doble moral. A finales del año pasado surgió Tubby, un equivalente masculino de la aplicación creado en Brasil. Su lanzamiento fue anunciado para el 6 de diciembre, pero la app nunca llegó a las tiendas debido a las múltiples denuncias de asociaciones que defienden los derechos de las mujeres. Aparentemente, Tubby iba a ser mucho menos sutil en sus formas.

Probablemente, la verdadera razón por la Lulu sigue en el mercado es porque a ningún hombre le molesta en exceso. De hecho, la nota media que reciben los usuarios es mucho más alta de lo que cabría suponer en un principio. Recientemente, además, la app ha cambiado su configuración para paliar la situación de indefensión en la que se encontraban los hombres que aparecían en ella. Los chicos siguen sin poder replicar las observaciones que se hacen sobre ellos pero, desde el 27 de febrero, deben dar su consentimiento para aparecer en la app.

Cuestiones de género a aparte, Lulu es una consecuencia lógica del modo en que las apps para ligar están transformando nuestra manera de entender las relaciones. Si Tinder nos convierte en mercancía de un catalogo, Lulu invita a escoger a tu hombre como quien escoge una pizzería para cenar. Nuestra obsesión por estar informados está derivando en una nueva modalidad de crítica cultural: la reseña de personas. Cuando buscamos restaurantes, hoteles o museos, todas las opiniones suman, pero trasladarlo a la búsqueda de pareja quizá es llevarlo demasiado lejos.

Además, por muchos datos que acumules, al final todo acaba dependiendo de la química.

share