Actualidad

El periodista que desafió a China con su propio Twitter

La plataforma social, con 61,4 millones de usuarios, se estrena en el mercado bursátil de EEUU.

En agosto de 2012 The Economist publicaba un número cuya portada se preguntaba: “¿Quién teme a Huawei?”. La pieza incidía en el miedo que las empresas tecnológicas occidentales tienen a las chinas, ahora que tras un tiempo trabajando en el ensamblaje y la construcción de artículos (smartphones, tablets…), el país oriental ha dado el salto al diseño y la producción de los mismos. Evidentemente, la situación plantea problemas para las industrias occidentales: si China diseña y produce más barato, ¿qué va a ser de nosotros?

La última gran firma oriental que ha revolucionado el mercado de las nuevas tecnologías es Weibo, lo que podría resumirse como un Twitter chino. Weibo acaba de lanzar una oferta pública en el mercado de valores estadounidense, con el objetivo de alcanzar los 500 millones de dólares. El pasado diciembre la plataforma ya contaba con 61,4 millones de usuarios, y sus ingresos publicitarios han crecido en un 163% hasta alcanzar los 56 millones de dólares. Y eso en los últimos tres meses de 2013.

Sin embargo, la propia gente de Weibo admitía que la estricta censura en los contenidos online que practica el gobierno de su país podría desafiar la rentabilidad de la compañía.

¿Hacia un valle de silicio chino?

Charles Chao es el responsable de la firma y su mirada sobre el presente y futuro de la tecnología y la información es rotunda. “En el pasado, si algo sucedía, cualquier accidente o desastre, la información podía ocultarse o ser contaminada por el control mediático del gobierno; pero ahora es prácticamente imposible”, dijo a finales del año pasado en una conferencia de Standford. Wao cree que su plataforma de microblogging ha aportado mayor transparencia a China.

Él es más que un tecnócrata dueño del imperio de la red Sina.com. Ex reportero de televisión de Shanghai, completó su formación en Estados Unidos y hasta es considerado uno de los alumnos más influyentes de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Oklahoma. Chao sabe cuál es el valor de la libertad de expresión más allá de su valor bursátil, y su propósito es usar el éxito comercial de Weibo como una fuerza democratizadora en su país: "el aumento de la preocupación pública sobre la pésima calidad del aire de la capital comenzó con las mediciones de contaminación que publicó la Embajada de EE.UU. en su cuenta oficial de Weibo".

La cuestión es, ahora que el valle de silicio ha entrado en una crisis de credibilidad, y con independencia de los intereses de las multinacionales tecnológicas occidentales, ¿qué perspectiva podemos esperar ante la emergencia de un Silicon Valley chino? Por lo que pueda pasar, permaneceremos atentos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar