Actualidad

Si crees que el periodismo ha muerto, prueba estas gafas nuevas

Una nueva generación de medios confía en la realidad virtual para situarte en el centro de la noticia

El pasado viernes 23 se produjo una conjunción de astros que pasó bastante desapercibida al gran público. Los gurús de la tecnología y los medios de comunicación estaban bien atentos a lo que estaba pasando en Park City, Utah. Allí, dentro de la sección New Frontier del festival de Sundance, se presentaban tres piezas que algunos ya han señalado como “el futuro de de la narrativa audiovisual”.

Y no por el qué sino sobre todo por el cómo. Las tres historias, pequeñas piezas que oscilan entre el periodismo y la ficción, se cuentan en primera persona y han sido creadas para verse desde un dispositivo de realidad virtual. También para poner patas arriba la manera en que los humanos contamos historias y transmitimos información.

Hong-Kong Unrest recoge unos minutos grabados desde el corazón de las protestas en el distrito financiero de la ciudad asiática. Produce la pieza Inmersiv.ly, una start-up con base en Londres que promete llevarte donde la noticia se produce.

Clouds Over Sidra es un proyecto de las Naciones Unidas dirigido por el visionario creador audiovisual Chris Milk. La película nos lleva a un campamento de refugiados sirio, y cuenta una breve historia desde la perspectiva de una niña que vive allí.

La tercera y última también tiene detrás a Milk y su recién creada empresa Vrse. Junto a él otros dos grandes nombres como son Spike Jonze y Vice News. Millions March documenta la marcha de cientos de miles de personas que tomaron las calles neoyorquinas en diciembre para protestar contra la brutalidad policial.

De alguna manera este evento ha sido un pistoletazo de salida simbólico para una industria que lleva amenazando con despegar incluso antes de que Facebook comprase Oculus Rift el año pasado.

Con la perspectiva de que los primeros dispositivos Oculus llegue a los hogares en pocos meses, se ha abierto la veda en la búsqueda de las posibilidades para enganchar a un público que cada vez va menos al cine y que tiende a desconfiar de la narrativa de las noticias tradicionales.

Grandes nombres para un largo camino

El tamaño y las declaraciones de los implicados en estos proyectos no dejan duda de que estamos ante un nuevo hype. El propio Jonze afirmó lo siguiente: “Me sentí muy afortunado de estar implicado en el nacimiento de una nueva manera de narrar”. El mismo hecho de que Sundance le haya dedicado un espacio propio en su festival, con hasta 11 títulos en proyección, da la medida del tipo de respeto que se está ganando.

Y no sólo son ellos. Esta misma semana la propia Oculus anunció el nacimiento de Story Studio, una empresa dirigida por veteranos de Pixar que pretende revolucionar el mundo de la animación por ordenador. Incluso la BBC lleva experimentando con las posibilidades del formato desde hace meses. Y como dato definitivo (y un tanto siniestro) tenemos el hecho de que Clouds Over Sidra fue proyectada ni más ni menos en el último Foro Económico de Davos.

¿Quiere eso decir que mañana podremos tirar nuestros televisores y dejar de ir al cine porque no necesitaremos más que unas gafas de VR para subsistir? No. De momento lo que está haciendo la industria es averiguar dónde están los límites y cuáles son las posibilidades. El experto en efectos especiales Morris May, que ha trabajado en blockbusters gigantescos, declaró que hacer este tipo de películas “es como volver a empezar mi carrera de nuevo”.

Esto también sirve para el espectador. La experiencia de ver contenidos en primera persona sigue siendo difícil de aguantar durante tiempos prolongados. Además, no todo el mundo tendrá la posibilidad de adquirir un dispositivo como el Oculus hasta que se abaraten los precios.

Entretanto, Immersiv.ly permite ver su material en la pantalla del ordenador o en el móvil, aunque esa no deja de ser una solución temporal. Finalmente la meta es que creadores y público se acostumbren al nuevo formato.

¿Las posibilidades? Potencialmente infinitas. Desde ver las noticias desde un ángulo totalmente distinto, más complejo, rico y libre, hasta poder sentir en nuestra propia piel experiencias ajenas, como por ejemplo la de una chica a la que asaltan sexualmente. Precisamente esto ocurre en la película experimental The Party, también presente en Sundance y dirigida por Rose Troche.

Del mismo modo que la historia del cine no se escribió en un día, y que hemos tardado décadas en darnos cuenta del grado de manipulación de muchos medios, la realidad virtual no llegará a nuestras vidas de la noche a la mañana. Mientras tanto, proyectos como estos mantienen la llama de la curiosidad y nos dejan con ganas de más.

La tecnología lo dice: ha llegado el momento de que historia y espectador sean la misma cosa

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar