PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

No te equivocas: los jugadores de rugby son cada vez más grandes

H

 

¿Dónde está el límite?

PlayGround

21 Septiembre 2015 18:37

La Copa del Mundo de Rugby de este año ha roto moldes.

Para los especialistas en ese deporte es evidente que las nuevas generaciones de jugadores han aumentado su estatura y su peso en los últimos años. Son cada vez más grandes.

Según el Instituto Nacional del Deporte francés, entre 1987 y 2011 el peso medio de los jugadores aumentó en cada mundial.

En concreto, 5,6 kilos.

Este año los galeses ya son más pesados de lo que los neozelandeses lo eran en 1987.

Y los neozelandeses, los famosos All Blacks, ya pesan de media 99,5 kilos.

Nemani Nadolo (Fiji), 194 cm, 125 kg.

El motivo del aumento de tiarrones es principalmente uno:

La profesionalización del deporte. Desde 1990 se entrena más en todas las selecciones de los países que compiten.

Así pues, muchos expertos consideran que es a estas alturas de la historia del rugby cuando los jugadores han alcanzado el peso y las dimensiones ideales.

Paralelamente, se ha comprobado que los jugadores voluminosos captan más atención de los seguidores de este deporte y de las marcas.

El espectáculo, y las estrategias de marketing, también se han visto beneficiados por las espaldas gigantes, los pectorales y los muslos abultados.

Uini Atonio (Francia). 197 cm, 145 kg.

Sin embargo, aunque siguen aumentando de peso, el ritmo de crecimiento medio de los jugadores profesionales ha empezado a descender.

La razón es simple: el rugby es un juego que se está acelerando, es cada vez más rápido. Las estadísticas muestran que año tras año, el número de placajes y de pases aumentan.

En el mundial de 1991, hubo 94 placajes y 164 pases por partido de media.

En 2011, las cifras se duplicaron: 197 placajes y 253 pases.

Más peso impediría a un corredor ser lo suficientemente ágil cuando lo precise, y coger aire ahora que, para más dificultad, salen menos pelotas fuera del campo de juego. 

De nuevo, es la adaptación al juego lo que determinará la porporción áurea de estos guerreros.


¡Ahú, ahú, ahú!




share